Pornografía gastronómica

El chef y conductor de televisión Anthony Bourdain habla de lo que las redes sociales otorgan. Y de lo que quitan
Anthony Bourdain dice que no entiende por qué la gente saca fotos de sus platos y las comparte en blogs, Facebook y Twitter. La comida es para comer, no para tratarla como estrellas sobre la alfambra roja, continúa. Sin embargo, el chef y conductor de No Reservations sabe que mantiene, al igual que muchos, una relación ambigua con las redes sociales.

Basta con ver su cuenta de Facebook: un primer plano de enchiladas con guilota subido desde su celular, una foto un tanto desenfocada de su desayuno en El Taco Rico, una tabla de fiambres, jamones y pepinos, acompañada de un post con la leyenda: “¡Sabes que lo quieres!”.

“Nosotros mismos somos pornógrafos de la comida”, admite. Se refiere al equipo que lo sigue alrededor del mundo en busca de platos auténticos y exóticos, la consigna de sus programas No Reservations y The Layover.

Estos sentimientos encontrados parecen no impedir que el chef tuitero se adapte a las redes sociales, a las que llama “una gran pared de baño donde cualquiera puede escribir lo que sea”. Cuenta con más de 900 mil seguidores en Twitter y un millón y medio de personas han dicho "me gusta" en la cuenta de Facebook de No Reservations.

Esta paradoja tampoco parece generar conflicto interno alguno en el chef estrella, que desde mayo cuenta con su propia aplicación para dispositivos iOS a US$ 1,99.

Travel Channel Layover Guide invita al usuario a “viajar como Anthony Bourdain”: explorar sus lugares y platos preferidos en más de una decena de grandes ciudades. Además, la aplicación incluye qué hacer y qué no en cada punto turístico y gastronómico, así como también listas de reproducción musicales ideales para cada momento.

Ejemplo de comunidad


Recientemente, Bourdain y su equipo fueron invitados a una conferencia de tecnología South By Southwest Interactive para hablar de cómo “enganchar” a los fans a través de los medios digitales.

Entre las claves no tan secretas del éxito, el chef describió la fórmula para sus programas de televisión en términos simples: “Voy a algún lugar, como mucha comida, aprendo algo y me voy a casa”. Dijo que aquellas experiencias que salen “terriblemente mal” son las que hacen la mejor televisión. A la hora de decidir dónde comer, se guía por la opinión de blogueros locales.

Cuando se trata de promover sus programas, las redes sociales pueden ser un arma de doble filo. Sobre todo porque, cuando los restoranes se enteran de que Bourdain los visitará, tuitean la noticia y el lugar se llena de cámaras mucho antes de que el equipo llegue. Ahora, los lugares que visitan deben firmar un acuerdo de confidencialidad.

Bourdain reconoce la paradoja que sus shows provocan cada semana. “Siempre estamos buscando barrios auténticos, que no estén estropeados. Mi amor por esos lugares es genuino”, cuenta. “Y luego los ponemos en televisión y los arruinamos para siempre. Destruimos lo que amamos”.

Actualmente, su equipo experimenta con otras plataformas digitales. Tienen una cuenta en Tumblr y planean videochats con sus fans en Google+. El chef admitió que aprende de sus fans a través de Facebook y Twitter. Y que los tuits en estado de borrachera parecen producir un pico en sus seguidores.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios