Porno de la venganza: la cara cruel de internet

Varios sitios comenzaron a hacerle frente, pero el acto de difundir fotos íntimas para humillar al otro parece no tener fin
El “porno de la venganza” es una criatura vil que se arrastra por los bajos fondos de internet. Twitter, Facebook, Reddit, entre otros sitios, modificaron sus condiciones de uso para convertirlo en una práctica intolerable. No obstante, dado que se alimenta de la bajeza humana, los intentos podrían ser inútiles.

El acto de publicar fotografías eróticas o pornográficas tiene distintos orígenes: una fotografía o video sin el consentimiento de la persona (mediante el uso de cámara oculta, por ejemplo), material consensuado pero que es robado (de un dispositivo personal o de una cuenta online) o que se transmite deliberadamente a otro individuo. La tercera opción es la más frecuente; el 80% de los casos que llegaron ante los tribunales estadounidenses respondía a esta categoría; además, siete de cada 10 víctimas son mujeres.

El acoso generado por el “porno de la venganza” es más duradero que el cometido fuera de la pantalla. Lo es por varias razones: la víctima (casi) no tiene recursos para detenerlo, el público es muy amplio y puede sumar a otros predadores en línea y el material exhibido puede ser accesible para cualquiera en casi cualquier lugar. Quien quiera publicar porno de la venganza de forma anónima y gratis solo necesita de una conexión a internet y una imagen real pensada exclusivamente para humillar a alguien.

Crueldad en línea


El 80% del porno de la venganza corresponde a fotografías que se tomó la propia víctima, de acuerdo a varios artículos jurídicos.

Las imágenes, de alguna manera, siempre encuentran su camino hacia sitios que existen solo para ser su escaparate. En el momento de mayor popularidad, IsAnyoneUp? –dado de baja en 2012–, recibía 30 millones de visitas por mes. En los primeros tres meses de funcionamiento, los usuarios subieron 10.000 fotografías con la intención de humillar a sus víctimas. Su creador, Hunter Moore, pagaba más de US$ 200 por semana a un hacker para vulnerar cuentas de correo electrónico y perfiles de redes sociales para robar fotos de desnudos, principalmente femeninos; mientras que cientos de hombres usaban la página para destruir a sus ex. Moore explotó la crueldad de la que es capaz el ser humano y llegó a facturar US$ 13.000 al mes.

A IsAnyoneUp? le siguieron otros; muchos de ellos todavía en línea. El más famoso es AnonIB (que mudó su dirección de .com a .ch), que se presenta como una base de fotos anónimas para “proteger” la información personal de los usuarios y de las personas expuestas que, según las normas del sitio, deben ser mayores de edad. Aquí aparecieron los desnudos de la actriz Jennifer Lawrence antes de que la vulneración al servicio iCloud de Apple se expandiera como una plaga por internet.

Si se accede a anon-ib.com, un aviso pide que no se llegue desde un buscador, sino que se ingrese directamente la URL en el navegador. Según un tuit de la empresa publicado el 19 de marzo de 2014, se habían recibido 2.831 posts en menos de 20 días. Un rápido vistazo alcanza para afirmar que a los usuarios no les importa el daño que pueden provocar con lo que consideran un simple chiste masculino.

Otro sitio de la misma calaña es MyEx.com, cuya arenga es: “vengate, (subí) desnudos de tu ex”. Y los hay por miles, incluso videos, con nombres completos, edades y ciudades y breves descripciones de porqué “merecen” esa represalia. Si se busca a alguna de esas mujeres en Google –porque es tu familiar, amiga o futura compañera de trabajo–, aparece el link de MyEx.com. También aparecen enlaces a sus perfiles en redes sociales, inclusive a su currículo en Linkedin. Los desarrolladores consiguen su dinero a través del chantaje que requieren para retirar las imágenes.

En cualquiera de estas ventanas al porno de la venganza, las fotografías de las mujeres funcionan como monedas de cambio entre los propios usuarios. Muchos prometen compartir su “colección” de desnudos en retribución de consejos para conseguir más fotos consentidas o no. El tono general de los comentarios es una mezcla de degradación del otro, falsos avisos de prostitución y amenazas de violación, lo que constituye un severo riesgo a la privacidad y seguridad de la mujer.

 


Sin desnudos


Facebook advirtió que los desnudos serán prohibidos, así como todo lo que pueda ser entendido como pornografía infantil. “Estas normas son conocidas por crear un ambiente donde se sienten motivados y alentados a tratar a los otros con empatía y respeto”, escribió la responsable de la política editorial del grupo, Monika Bickert.



 

Populares de la sección

Comentarios