Por un nuevo hogar para la osa Eva

Una agrupación de vecinos de Salto busca trasladar al animal desde el zoológico municipal a una reserva en Estados Unidos, pero no todos están de acuerdo con la medida. Su destino se definirá este jueves
Todo comenzó con referencias a los ojos “tristes” y las condiciones de vida de la osa Eva, del zoológico de Salto. Al comienzo de enero, un grupo liderado por la salteña María Cavallo denunció en redes sociales la situación del animal y creó una convocatoria que pronto contó con la adhesión de unas 900 personas, que se unieron al grupo de Facebook “Salva su vida”.

Allí se pueden encontrar fotos y videos que muestran a Eva detrás de las rejas del zoológico y enfervorizadas publicaciones que piden su liberación. En un comunicado subido hace algunos días, la organización sostiene: “Nuestra principal propuesta no es cerrar definitivamente ningún zoológico, sino dar un giro al concepto que actualmente tenemos de los mismos. En este momento en todo el mundo se está dando una tendencia hacia el cambio en los zoológicos y es importante sumarnos a ello”.

Pero las autoridades de la institución se oponen a realizar el traslado, argumentando que la osa se encuentra en buenas condiciones y que tiene espacio y cuidados suficientes como para permanecer allí por el resto de su vida. Su presencia implica para la institución un valor turístico y educativo, indican.

Una vida en cautiverio


La historia de esta osa se remonta a 17 años atrás, cuando nació en el Zoológico de Salto. Su madre murió cuando tenía 10 y, desde entonces, ha estado sola en una jaula con dos habitaciones. En una de ellas duerme y en la otra tiene una pequeña pileta. Además, Eva tiene un espacio con pasto, eucaliptus y otra piscina al aire libre. En total, el espacio verde ocupa un área de 40 por 80 metros.
Generaron una alarma que no es tal”, sostuvo el director del zoológico, el veterinario Carlos Martínez

Según sostiene la agrupación, a principios de este mes Eva estaba encerrada en uno de los recintos de la jaula y el agua de una de las piletas estaba sucia. En respuesta, el grupo convocó a unir fuerzas con otros interesados para liberarla y llevarla a un lugar donde pueda tener mejores condiciones de vida. En el sitio web de la comunidad activista Avaaz, la propuesta de traslado dirigida a la Intendencia de Salto ha obtenido más de 2.750 firmas hasta el cierre de esta edición.

“Generaron una alarma que no es tal”, sostuvo el director del zoológico, el veterinario Carlos Martínez. Las condiciones de encierro en que los miembros del grupo encontraron a Eva se debían a que un temporal había derribado un eucaliptus y estaba en reparación, explicó.

Un mejor destino


La propuesta de este grupo es llevar a Eva a The Wild Animal Sanctuary, una reserva ubicada en Colorado, Estados Unidos. Allí viven actualmente los tres leones que pertenecían a los zoológicos de Paysandú y San José, en octubre de 2014. Los intermediarios con esta institución estadounidense son los representantes de la ONG Animales Sin Hogar (ASH).

Su director, Juan Echavarría, explicó a Cromo que la agrupación salteña los contactó para pedirles asesoramiento sobre qué se podía hacer con el animal. ASH, que ya había tenido experiencia con el santuario de Colorado, les ofreció la opción de pedir que Eva pueda viajar en un vuelo junto con dos tigres del zoológico de Villa Dolores y un león del zoológico de San Carlos que viajarán a Estados Unidos entre marzo y abril de este año.

“Allí tienen más de 150 osos. Si la quieren entregar, la podemos llevar en el viaje”, indicó el director de ASH, quien agregó que es necesario obtener la autorización de la intendencia de Salto, en un documento donde acepte donar estos animales a The Wild Animal Sanctuary.

El santuario tiene 33 años de experiencia rescatando animales carnívoros de circos y del cautiverio en espacios reducidos o malas condiciones. “Sabemos muy bien lo que estamos haciendo”, sostuvo su directora de comunicación Mónica Craig y agregó que es uno de los santuarios más grandes y antiguos de Estados Unidos.

Con ellos, trabaja una veterinaria con experiencia en varios zoológicos de Estados Unidos y un equipo de 24 personas y más de 100 voluntarios.

Reinserción


El proceso para llevar el animal comienza un tiempo antes del viaje, en el que se lo acostumbra a ver la jaula en la que va a viajar. La idea, explicó, es que no haya que sedarlos para que puedan hacer uso de sus cinco sentidos en el viaje, por lo que se los prepara con tiempo.

Luego de que el animal llega al santuario tiene un período de adaptación de entre dos y tres semanas, algo que depende de su reacción. Finalmente, se lo va ingresando a predios donde hay cuevas para hibernar, piscinas y lugares de recreación.

Los animales que llegan allí son castrados, ya que la idea es que tengan una buena calidad de vida y, a la vez, que no se sigan reproduciendo en cautiverio. A su vez, esto ayuda a que al convivir en un espacio amplio y con suficiente comida no ocurran peleas entre ellos, sostuvo Craig.

¿Liberación?


Sin embargo, no todos están de acuerdo con que Eva sea trasladada a una reserva. El coordinador del Bioparque M’Bopicuá de Río Negro, Juan Villalba, quien tiene más de 40 años de experiencia en conservación de animales, dijo estar en contra de esta movida. “Es un animal de 17 años que pasó más de la mitad de su vida en cautiverio”, explicó y agregó que el traslado a un lugar con un clima diferente al de Salto (en Colorado los veranos son muy calurosos y los inviernos llegan a temperaturas bajo cero) puede ser perjudicial.
Los osos son por naturaleza solitarios y solo conviven por un breve periodo y ese es el resultado de millones de años de evolución”, indicó el coordinador del Bioparque M’Bopicuá de Río Negro, Juan Villalba

Además, Villalba se mostró en contra de los santuarios ya que, a nivel internacional, han recibido críticas por casos de tráfico de animales o incluso por su mal manejo. Este no es el caso de The Wild Animal Sanctuary, pero la discusión está presente y Villalba cree que la respuesta adecuada es mejorar la situación de los zoológicos en vez de optar por este tipo de reservas.

El especialista argumentó que la osa no se enfrenta a ningún riesgo y que el estrés del viaje y la adaptación son un daño innecesario. “Lo que no entienden las personas que se guían por conductas humanas es que los osos son por naturaleza solitarios y solo conviven por un breve periodo y ese es el resultado de millones de años de evolución”, indicó.

La decisión final será de la Intendencia de Salto, con la que la agrupación salteña se reunirá este jueves. Ese día se definirá si el destino de Eva está en Salto o en Colorado.


¿Cuál es la diferencia entre un santuario y un zoológico?


Los santuarios están destinados a recibir animales víctimas de la negligencia y el maltrato humano. En Estados Unidos, explica un artículo de National Geographic, estos ocupan una zona de legalidad “gris”, porque aquellos que exhiben animales no son inspeccionados por las autoridades. Los zoológicos, por su parte, están destinados a la exhibición de animales al público, con fines educativos, turísticos y recreativos. Toman en consideración su potencial para estudios científicos, de conservación y compran, venden, prestan e intercambian animales.




Acerca del autor

Comentarios