¿Por qué NASA gastó 9 años para llegar a Plutón y seguir de largo?

La nave New Horizons va a sobrevolar el planeta enano mañana
E l punto de máxima aproximación entre NASA y Plutón llegará mañana pero terminará a las pocas horas. Después de casi una década de viajar a través del espacio para llegar al planeta enano, la misión no tripulada New Horizons va a seguir de largo.

Pero, ¿por qué? ¿Por qué pasar todo ese tiempo circulando cerca de Plutón para no entrar a su órbita? Según Amy Shira Teitel, una periodista del equipo de New Horizons, todo se debe al combustible. La nave, del tamaño de un pequeño piano de cola, se equipó con el combustible necesario para llegar hasta las cercanías de Plutón, lo cual, por sí solo, supone un peso significativo. Mientras más combustible lleve la nave, más difícil y caro es que despegue de la Tierra.

Además, Plutón, que es más pequeño que la luna terrestre, tiene una gravedad muy baja, lo que impide que New Horizons sea retenida por su órbita. Para lograr que esto suceda, la nave debería contar con un segundo cohete que, al impulsarla en la dirección contraria, la enlentezca hasta casi detenerla. Eso supondría aún más peso y haría a New Horizons demasiado pesada para abandonar la Tierra.

Más allá de estas dificultades, NASA espera resultados positivos, incluso si solo logra cumplir sus objetivos primarios. Este sobrevuelo permitirá obtener mapas detallados de Plutón y su luna más grande, Charon, comprender de qué están hechos y cuál es la composición de su atmósfera.

Seguir de largo también podría ser beneficioso: aunque Plutón llegue al borde de nuestro sistema solar, también forma parte del cinturón de Kuiper, lleno de objetos que aún son un misterio para el ser humano. Con algo de suerte, New Horizons se mantendrá en forma y NASA extenderá la misión, permitiéndole a los científicos observar otros horizontes, más allá del planeta enano.

Preparada para un largo viaje


Aunque el plan comenzó en 1992, la sonda con destino a Plutón fue proyectada al espacio a inicios de 2006, alcanzando la mayor velocidad de lanzamiento desde la Tierra después de Voyager 1 y 2.

Con un costo de US$ 650 millones para el lapso 2001-2016, New Horizons pesa 478 kilos, de los cuales 77 son de combustible y 30 de instrumentos científicos. Además, unos pocos gramos corresponden a las cenizas del descubridor de Plutón, William Tombaugh.

Las herramientas, que se usarán para medir el vinto solar y características varias del planeta enano, permitirán obtener las mejores imágenes de Plutón hasta ahora, que superarán en calidad e información a las capturadas por el telescopio espacial Hubble. (Basado en The Washington Post) l


Fuente: The Washington Post