¿Por qué llovieron arañas en Vergara?

Las inundaciones y el viento contribuyeron a que las arañas, en particular las "lobo", treparan los pastos para sobrevivir

El 31 de agosto, Vergara, localidad del departamento de Treinta y Tres, se vio conmocionada por una invasión de arañas. Suena como algo arrancado directamente de las pesadillas de un aracnofóbico, pero la "lluvia de arañas" no solo es perfectamente posible, sino que no es algo extraño.

Investigadores del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE) y de la Sección Entomología de Facultad de Ciencias de la Universidad de la República visitaron la zona afectada por la invasión de arañas y registraron las especies aparecidas tras las inundaciones. "Son inofensivas para el hombre", se indica en un comunicado.

El análisis preliminar mostró mayoritariamente la presencia de arañas "lobo" de varias especies. Estas son errantes y no elaboran tela para capturar a sus presas sino que cazan al acecho y liberan seda al caminar.

"Las grandes telas que se vieron al costado de la ruta en estos días serían consecuencia del pasaje de muchos ejemplares, liberando hilos de seda uno encima del otro, buscando escapar del agua y llegar a lugares altos para dispersarse. Cuando suceden estos fenómenos, arañas que son solitarias se ven obligadas a compartir espacios muy reducidos y hasta una misma tela, hasta que vuelva la normalidad", se explica en la nota.

El fenómeno, que responde a la conjunción de inundaciones con la acción del viento, obligó a las arañas a abandonar el suelo, buscar "soporte" en la vegetación circundante y en zonas más elevadas. Desde lo alto, las arañas son capaces de utilizar el viento a su favor para desplazarse; esta técnica de migración se conoce como "globo". De esta forma, pueden volar hasta tres kilómetros por encima de la superficie y recorrer largas distancias.

A pesar de que ya han pasado siete días, las arañas continúan en la zona, en particular cerca del puente del Arroyo Arroyito y zonas aledañas, aunque en una cantidad inferior puesto que ya están regresando a "su lugar entre los pastos". Durante el fin de semana solo se vieron ejemplares muertos en las señales de tránsito en la ruta "quizás a causa del frío y el granizo".

"Con la bajada del agua las arañas irán volviendo a sus lugares naturales en los días venideros", promete el comunicado del IIBCE sobre la situación de Vergara.

El 18 de agosto se había registrado un fenómeno similar en la localidad de Lezama, provincia de Buenos Aires, por la creciente del cercano río Salado.


Populares de la sección