¿Por qué las brújulas no apuntan al verdadero norte?

Los polos magnéticos y geográficos no se encuentran en el mismo lugar

Las brújulas surgieron por una necesidad de orientación pero, al parecer, no son exactas. Según la revista Muy Interesante, esta herramienta, vital para la navegación marítima, no es del todo fiable debido que los polos magnéticos, que apuntan las brújulas, no se encuentran en el norte exacto del planeta.

Entonces, guiarse por este método de orientación no sería del todo confiable porque, si bien apunta al norte, no es exactamente a esa ubicación del planeta. Las brújulas siguen a los polos magnéticos y estos no se encuentran alineados con el eje de rotación de la Tierra. Su desvío es de 10° por lo que esta herramienta apuntará al norte hasta el sitio donde se crucen el eje del planeta con el del polo norte magnético.

Pero esto no es todo. Al parecer, los polos se mueven año a año, aproximadamente entre unos 50 a 65 kilómetros anuales hacia la costa rusa. Actualmente el polo norte magnético está en el océano Ártico, alejado a unos 420 kilómetros del polo norte geográfico. En el sur sucede un hecho similar. El polo sur magnético está alejado a 2.800 kilómetros del polo sur geográfico y se aleja hacia el noroeste entre unos 10 y 15 kilómetros por año.

Estas variaciones en la posición de los polos magnéticos se deben al hecho de que su origen está en el movimiento de la masa de hierro y níquel fundidos que conforman el núcleo externo del planeta: la disposición de todo ese material líquido está en constante cambio y, por tanto, el campo magnético al que da lugar se ve afectado.