Por qué el sueño del auto volador todavía no ha despegado

Una nueva patente de Toyota muestra un concepto con alas retráctiles

Si alguna vez se ha molestado por los puntos ciegos del auto de hoy en día, entonces odiaría manejar un auto volador. Pero una nueva patente de Toyota ofrece una solución al clásico problema del auto volador: horribles puntos ciegos y un vehículo que es demasiado ancho para las calles, los estacionamientos y los garages.

Los autos voladores son raros, pero se pueden encontrar algunos en lo salvaje. Un puñado de compañías alrededor del mundo los están desarrollando. Una larga lista de desafíos ha molestado el pasaje de los autos voladores desde su creación inicial hace casi un siglo. Un problema es poner alas en los costados del vehículo, que bloquea visión del conductor y hace que el vehículo sea tan amplio que dificulta el estacionamiento y manejar en carreteras.

La patente de Toyota incluye unas alas retráctiles arriba del auto volador.

"Es una idea muy innovadora", dijo Pete Schumacher, profesor de aerodinámica en la Universidad de North Dakota. "¿Habrá otros problemas? Sí".

Que las alas sean retráctiles las hace menos eficientes. Las alas funcionan porque la presión es más alta encima de ellas que por debajo de ellas, lo que hace que asciendan. Pero la alta presión debajo del ala superior de la patente de Toyota interferiría con la baja presión deseada por debajo de la segunda ala más alta.

"Es increíblemente ineficiente", dijo John Brown, un generador de projecto en Carplane, una compañía alemana que está desarrollando su propio auto volador. "Y podría, de hecho, ser demasiado ineficiente. Debería ponerse en un túnel de viento y ver cuán eficiente es".

Los aviones más tempranos, como el Wright Flyer, tenían dos alas. Pero a medida que los materiales se volvieron más fuertes, la aproximación de dos alas fue abandonada debido a la eficiencia de las ventajas de una sola ala.

Toyota no emitió ningún comentario.

Si bien los constructores de autos como Toyota están explorando nuevos servicios de movilidad, los analistas de la industria no esperan ver autos voladores en el mercado en un futuro próximo.

"Los autos voladores son ciertamente un concepto interesante, pero estamos lejos la realización de muchos de estos conceptos", dijo Thilo Koslowski, un analista de automóviles en Gartner, una firma de investigación de tecnología.

Toyota ha invertido por mucho tiempo en investigación y desarrollo. En noviembre, anunció planes para invertir US$ 1 millón por cinco años en inteligencia artificial, que podría resultar invalorable a medida que los vehículos autónomos aumentan. También apostó por los autos impulsados a hidrógeno como una alternativa a la combustión interna de los motores, y una vez invirtió en Tesla Motors. Adicionalmente, Toyota se ha arriesgado en negocios no tradicionales, como la construcción de hogares.

Hay otros grandes desafíos que podrían ser problemas para un auto volador con alas en su techo.

"Cuando comencé pensé que era un problema relativamente simple. Un auto tiene un motor, un avión tiene un motor. Un auto tiene un cuerpo, un avión tiene un cuerpo", dijo K.P. Rice, un desarrollador de autos voladores y piloto marino retirado que se ha dedicado a la industria por 35 años. "Al final, parece ser un gran problema".

Un auto necesita un peso en sus ruedas delanteras y traseras para poder doblar de forma segura. Pero un avión necesita peso en sus ruedas traseras para poder despegar y aterrizar de manera segura. Los motores de las naves son enfriados con aire, para que puedan estar detenidos sin sobrecalentarse, mientras que los motores de los autos son enfriados con agua, lo que agrega un peso que es prohibitivo para volar.

Los autos voladores son generalmente demasiado anchos para las calles y podrían tener problemas de estabilidad al conducir en las autopistas debido a los vientos laterales.

Rice está desarrollando un auto volador en el cual los componentes de un avión se separan y pueden ser remolcados por el vehículo al conducir por rutas.

Mientras el trabajo continúa para obtener la forma perfecta de un auto volador, otro gran problema aparece: el precio. Los autos voladores podrían costar hasta 10 veces más que un vehículo tradicional.

"Uno podría argumentar que el vuelo es la única solución a la congestión del tráfico", dijo Roger Lanctot, un analista de automóviles en Strategy Analytics. "Pero creo que podemos decir con seguridad que es un mercado de nicho".

Mientras que la patente de Toyota parece solucionar el problema de estacionamiento de los autos voladores, muchas otras preguntas permanecen antes de que estos vehículos realmente despeguen.



Fuente: Matt McFarland / The Washington Post