¿Por qué el futuro necesita una red 5G?

La nueva generación de redes móviles será más rápida, tendrá mayor capacidad y conectará una cifra inconmensurable de dispositivos
La tecnología no para ni un momento. Incluso evoluciona más rápido que las costumbres humanas para adaptarse a ella. Y las redes móviles han sido una de las áreas que más rápido han sufrido un constante cambio en los últimos años.

El mundo no ha podido adoptar la tecnología 4G (LTE), incluso ni la 3G en su totalidad, que empresas como Samsung, Ericsson, LG Uplus y Huawei ya están en vísperas de desarrollar los cimientos de una nueva generación: la 5G, la que promete revolucionar nuestra manera de vivir. Por ejemplo, en Uruguay, según datos proporcionados por el gerente de Marketing de Claro, Sebastián Aguiar, 75% de los clientes de la empresa utilizan la tecnología 3G y solo 23%, la 4G.

Se espera que la nueva red IMT-2020, como la definió oficialmente la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), se ponga en marcha para 2020. Antes de eso, Samsung pretende lanzar una red temporal de prueba en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018, al igual que Huawei con su propia versión de conexión 5G durante el Mundial de Fútbol que se celebrará en Rusia, también ese año.

¿Y por qué el mundo necesita de la 5G? Las redes móviles 5G serán unas 250 veces más rápidas que las 4G. Esto permitirá no solo optimizar la conexión de los smartphones, sino también interactuar con robots, drones y automóviles a distancia, mejorará los streaming de música y video, favorecerá a los wearables y hasta los sensores inteligentes que se instalen en las ciudades para controlar el tráfico o los niveles de contaminación. Además, esta tecnología dará el salto definitivo para la multimedia holográfica, la educación a distancia y plataformas para la telemedicina.

"La tecnología 5G será como una autopista sin carriles fijos ni límites de velocidad. Si el conductor necesita más ancho de banda se le puede otorgar a voluntad", opinó Norberto Martínez, gerente de operaciones de Huawei, en una conferencia que brindó en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

internet de las cosas2.PNG

¿Por qué 5G?

En la actualidad, los sistemas de conexión de la red 4G alcanzan un nivel de descarga de hasta 300Mbps (megabits por segundo); aunque, en teoría, podrían alcanzar una tasa máxima de 1Gbps (gigabit por segundo).

Su sucesor se destacará por su velocidad "ultrarrápida". José Otero, director para América Latina y el Caribe de 4G Americas, una organización que tiene como objetivo promover el desarrollo de la tecnología 5G, enumeró lo que se espera de la tecnología: velocidades mayores a 10 Gbps, conexiones de al menos 100 Mbps o una latencia (suma de retardos temporales dentro de una red) inferior a un milisegundo, lo que permitirá mantener videoconferencias sin retrasos y, además, dejará al usuario descargar varias películas en alta definición en segundos.

Aguiar precisó: "En las pruebas de laboratorio se esperan alcanzar primariamente velocidades de 5 Gbps, lo cual es más de 100 veces la velocidad que hoy conocemos".

Para lograr tales características se requiere una variedad de bandas de espectro radioeléctrico. Este, también llamado espectro de radiofrecuencia, es el medio físico intangible por el cual se propagan las ondas de radio electromagnéticas que se utilizan en las telecomunicaciones (radio, televisión, internet, telefonía móvil, televisión digital terrestre, entre otras). Las nuevas frecuencias que se utilizarán oscilarán entre los 26 y 38 GHz, casi 100 veces más rápidas que las actuales. El gigahercio (GHz) pertenece a la unidad de medida de frecuencia y determina la cantidad de instrucciones u operacciones que el procesador es capaz de llevar a cabo por segundo.

Otero explicó: "Para contar con cobertura y capacidad de transmisión, se necesitará una amplia variedad de bandas de espectro radioeléctrico (...) Precisaremos del trabajo de los reguladores de los distintos países para identificar estas bandas y establecer acuerdos, a fin de que las necesidades de espectro de la nueva tecnología sean satisfechas".

ciudad conectada.JPG

Los riesgos

Este avance tecnológico permitirá que dispositivos cotidianos que se encuentran en los hogares, como televisores o heladeras, sirvan de "estaciones bases" para conectar otros aparatos. Este enfoque se denomina MIMO (entrada múltiple, salida múltiple).

La enorme cantidad de aparatos conectados es la razón por la cual el ancho de banda necesario no puede ser inferior a varias decenas de Gbps. La empresa Gartner estima que para 2020, año señalado para el lanzamiento de la red 5G, habrá 25 mil millones de objetos conectados a internet.
Con la premisa de que "todo lo que puede ser hackeado, será hackeado", uno de los puntos clave a resolver en el desarrollo de la 5G será la seguridad. Con la adaptación masiva del Internet de las Cosas, los hackers podrán, no solo robar la información que se encuentre en la red, sino también bloquear el acceso a nuestra oficina, nuestro coche o nuestra propia casa.

¿Y qué haría usted si no pudiera entrar a su propio hogar debido a un ataque de ransomware? Esta práctica por la que se secuestran datos y se exige un pago es una de las que más ha crecido en los últimos años. Además, con un mayor número de dispositivos conectados también será más fácil crear botnets (una red zombi de computadoras manejada a distancia), para ataques de denegación de servicios (DDoS) que podrían volverse masivas y tener más impacto.

No hay que olvidar que como la velocidad de transmisión será más alta que nunca, la probabilidad de transferencia de códigos maliciosos se pondrá a la par.

Como la quinta generación de redes estará basada en "la nube" –procesamiento y almacenamiento masivo de datos en servidores que alojan la información del usuario–, ya no será práctico tener un antivirus diferente para cada dispositivo.

Por eso, las soluciones que las empresas de seguridad informática ya están previendo están basadas en la utilización de datos móviles y, como afirman los promotores de la generación 5G, será fundamental deshacerse del wifi y de sus limitaciones. Esta forma de conexión tiene un espectro limitado, además de que tiene claves de codificación fáciles de vulnerar y, por lo tanto, el tráfico de datos puede ser interceptado por cibercriminales con conocimientos básicos.

La red de las máquinas

José Otero, director de 4G Americas, y Sebastián Aguiar, gerente de Marketing de Claro Uruguay, coincidieron en que la llegada del 5G no dejará, como muchos podrían pensar, en desuso instantáneo al resto de las tecnologías; por lo menos, en los primeros años.

En Uruguay todavía la 4G está muy por detrás de la 3G. "Estamos hablando del año 2020 aproximadamente, pero es difícil precisar (su llegada) para Uruguay", dijo Aguiar. Para América Latina se calcula que la infraestructura 5G tardará 10 años más de lo estimado para los países desarrollados.

A pesar de que esta generación causará una inminente "revolución", sufrirá un período de transición, al igual que lo hicieron las anteriores.

Esta generación, considerada como "la de las máquinas", presenta un futuro prometedor, sin las barreras actuales, tecnológicas o humanas. La "carrera" tecnológica constante parece no saciar a los grandes desarrolladores de esta rama, que por ahora se enfocan en darle forma a la 5G, pero como expresó Tafazolli, líder del Centro de Innovación de 5G de la Universidad de Surrey en Inglaterra, "eso, hasta que llegue la conexión 6G, allá por 2040".


800 gigas por segundo

El profesor Rahim Tafazolli, líder del Centro de Innovación de 5G de la Universidad de Surrey, en Inglaterra, declaró a la BBC que cree que en el futuro será posible tener una conexión de datos inalámbrica a 800 gigas por segundo: esto sería suficiente para descargar 800 películas en alta definición en un segundo.

evoluciòn 5g.JPG




Populares de la sección

Acerca del autor