Por fin una guerra entre compañías móviles que beneficia al usuario

Los smartphones llegaron a un nivel de sofisticación tan alto que ahora la única forma de competir es buscar un lugar como el más barato del mercado
El sector de la telefonía móvil ha empezado a ver con creciente interés al veloz crecimiento de la demanda de teléfonos avanzados por 100 dólares o menos, a medida que el mercado de los dispositivos de más alta gama se satura, aunque no todas las compañías pueden o quieren bajar los precios.

Gran parte del debate de esta semana en el Mobile World Congress de Barcelona, la mayor feria anual del sector, pasó desde la última gran pantalla y los nuevos dispositivos a los teléfonos más asequibles, que según analistas representan la mejor esperanza para el crecimiento del mercado.

"Todos los teléfonos ahora parecen el mismo", dijo el analista Ben Wood, de CCS Insight, tras ver ocho grandes salones de teléfonos y otros dispositivos que se pudieron ver en la feria. "La capacidad de las principales marcas como Samsung , Apple y Nokia para diferenciarse se hace cada vez más difícil", declaró.
La capacidad de las principales marcas como Samsung , Apple y Nokia para diferenciarse se hace cada vez más difícil", dijo el analista Ben Wood

El crecimiento en las ventas mundiales de teléfonos inteligentes caerá fuertemente este año y seguirá ralentizándose hasta 2018, con la media de precios cayendo significativamente mientras la demanda se centra en China y otros países en desarrollo, dijo la empresa de investigación IDC el miércoles.

Así que ahora los fabricantes buscan nuevos dispositivos de bajo costo que se puedan vender al público por 100 dólares o menos. Estos dispositivos tienen algunas pero no todas las características de los teléfonos avanzados actuales, que se venden por varios cientos de dólares y que hasta este año han atraído casi toda la atención de los medios y el marketing desplegado en Barcelona.

Los líderes de este nuevo mercado son chinos, algunos con marcas mundiales y otros que prácticamente no se conocen fuera de China, y han dado pasos de gigante para adquirir la tecnología y el diseño que les permitan bajar los costos sin sacrificar la calidad innecesariamente.

Los principales ganadores en esta carrera parecen ser, por el momento, Huawei, Lenovo, TCL Communications e incluso empresas emergentes como Gionee, Oppo y CorePad que están posicionadas para convertirse en grandes nombres mundiales los próximos años, dijo Wood. Todas se benefician de una ventaja al proceder de China, el mayor mercado mundial de telefonía.

Nokia entre la espada y la pared

Este nuevo escenario ha forzado a Nokia, el anterior líder mundial que ahora lucha por seguir siendo relevante, a adoptar el software Android de Google para poder entrar en el mercado de móviles baratos, pese a que Android es el rival del que será el nuevo propietario de Nokia, Microsoft.

Al lanzar el Nokia X por 120 dólares, Stephen Elop, presidente ejecutivo del grupo finlandés, denominó el precio por debajo de los 100 dólares como una "enorme oportunidad", ya que ese segmento del mercado crece ahora cuatro veces más rápido que el resto.

Wood afirmó que el movimiento de Nokia decía mucho sobre la presión que afronta todo el sector. "El lado barato del mercado de teléfonos avanzados se ha convertido en tal oportunidad que, finalmente, Nokia tuvo que acudir a un sistema de software rival: el Android de Google", dijo, describiendo la estrategia como "sumamente polémica, aunque necesaria".

La millonaria oportunidad

Los smartphones simples y baratos, que a menudo sacrifican las grandes pantallas, la capacidad de almacenamiento o la calidad de las cámaras y tienen pocas características nuevas como el reconocimiento de huellas digitales, están diseñados para un potencial mercado de miles de millones de nuevos clientes en países emergentes.

Las ventas de teléfonos avanzados adelantaron el año pasado por primera vez a las de los teléfonos básicos, que realizan funciones de llamadas, mensajes de texto y tienen un reducido acceso a internet, según la empresa que analiza este mercado, Strategy Analytics.

Por su parte, el analista de IDC Francisco Jerónimo dijo que las ventas de los teléfonos avanzados solo en la categoría por debajo de 100 dólares más que se triplicó hasta alcanzar los 159 millones de aparatos desde los 45,4 millones de 2012. Los teléfonos avanzados con un costo inferior a los 50 dólares crecieron más, desde 900.000 en 2012 hasta 19,5 millones el pasado año.

A 50 dólares

Sin embargo este crecimiento está presionando al alza el costo de los componentes, algo que toma por sorpresa a una industria acostumbrada a la reducción de los precios de los materiales mientras se desarrolla la tecnología.

La compañía china ZTE, cuyos móviles se dirigen a un crecimiento del 50% en los envíos hasta los 60 millones de unidades este año, ha visto cómo se resiente el suministro de componentes.

"Todos se enfrentan al reto del costo de componentes clave como las pantallas, la memoria y los teclados", dijo Qian Hao Lv, jefe de estrategia de ZTE. "Esto es crucial para diferenciar modelos", dijo.

Pero Kan Yulun, otro ejecutivo de ZTE, dijo que la compañía trabajaba en nuevas tecnologías para encauzar el costo de los teléfonos hacia los 50 dólares o menos sin comprometer su calidad. "Encontraremos soluciones técnicas para alcanzar el objetivo de precio de 50 dólares para finales de este año", dijo Yulun.
Todos se enfrentan al reto del costo de componentes clave como las pantallas, la memoria y los teclados", dijo Qian Hao Lv, jefe de estrategia de ZTE

Añadió que a menudo escucha de los operadores de telecomunicaciones de África que están sedientos de teléfonos avanzados pero que necesitan que los precios cedan por debajo de los 50 dólares.

A la cabeza de este mercado está la marca Alcatel Onetouch, de TCL. Su gama de coloridos teléfonos Idol ya ha mostrado ser un éxito en Latinoamérica y Europa y la empresa lanzó dos nuevos dispositivos bajo los 100 dólares en el congreso de Barcelona que pueden soportar redes móviles 4G desplegadas en China o Brasil, por ejemplo.

Pero aunque muchos buscan esa disminución, otros no lo hacen por temor a que las características del hardware lleven a un mercado acomodado en el que nadie se pueda diferenciar ni mantener un margen de ganancias.

Huawei, el tercer fabricante mundial, prefiere apuntar más alto aumentando la proporción de sus teléfonos que vende por 400 dólares o más, frente a los baratos que define como aquellos por debajo de 200 dólares. "No estamos interesados en el volumen de ventas de teléfonos baratos", dijo el presidente ejecutivo Eric Xu.

Acerca del autor

Comentarios