Pobre Microsoft, no entiende para qué son las tabletas

Un análisis sobre el problema de las dos nuevas Surface, destinadas a competir con las aburridas PC y no con los dispositivos móviles plagados de divertidos videojuegos
Microsoft dio a conocer dos nuevas tabletas el lunes en Nueva York. Ambos dispositivos están diseñados para solidificar la posición de la compañía en un nicho de mercado que les resulta clave: la gente que odia la diversión.

La Surface 2 y Surface Pro 2 están repletas de características productivas garantizadas para hacer sentir culpables a las personas por el uso de dispositivos para cualquier otra cosa que no sea trabajar. Los grandes cambios en las nuevas tabletas se basan en las especificaciones técnicas que nadie disfrutó de las versiones anteriores: un procesador más rápido, mayor velocidad de bus (circulación de la información), mayor durabilidad de la batería, más núcleos en el GPU, etc.

Las dos tabletas contienen la suite de Microsoft Office completa, o sea, Word, Power Point, Excel y Outlook. El administrador de correo, por ejemplo, te asegura que las alertas de calendario sean la primera cosa que veas cuando te sientes en el sillón y agarres tu dispositivo. Ah, y en relación con sentarse en el sillón, Microsoft arregló eso también. El pie de apoyo de las Surface fue modificado para que sea más fácil escribir en las hojas de cálculo de Excel mientras sostenés la tableta en tu regazo o en el escritorio. ¿Quién necesita recostarse y relajarse cuando podés usar tu tableta igual que una PC?

¿Mencioné que la nueva Surface 2 está hecha con dos piezas de magnesio en lugar de tres? Porque Panos Panay, vicepresidente de Microsoft y responsable de Surface, sí que lo hizo. Con el nuevo diseño, dijo entusiasmado durante el lanzamiento, "podés ver el verdadero magnesio del producto sobresaliendo". La estamos pasando bien, ¿no?

Y atención con esto: no solo podés usar las aplicaciones de Microsoft Office en la Surface 2 (esto es algo que pedía el público), sino que también podés usar las cuatro aplicaciones de Microsoft Office al mismo tiempo. De hecho, como demostró Panay, ¡se pueden usar estas aplicaciones en una mitad de la pantalla mientras en la otra se juegan títulos del Xbox! No se puede hacer eso con un iPad, ¿verdad?

Ok, quizá el duplicar la velocidad de bus y reducir en un tercio el número de piezas de magnesio no influya mucho en los consumidores que han elegido tabletas Android y Apple por sobre la Surface desde que fue lanzada hace un año. De hecho, con las nuevas Surface, Microsoft parece haber renunciado a competir con el resto de las tabletas. Ahora se ve a sí misma como una competidora de las PC.

Una PC disfrazada


El aspecto que más destacó Panay de la Surface Pro 2 —que, de los dos nuevos dispositivos, es el que está más orientado a los negocios— es que se trata de una poderosa PC en forma de tableta. Afirmó que es más rápida que el 95% de las laptos del mercado. La desventaja es que cuesta lo mismo que una PC completa, es decir, desde US$ 899. La Surfece 2 es más barata y menos poderosa, cuesta US$ 449, pero igualmente podés trabajar mucho en ella.

Existe solo un problema con la idea que tiene Microsoft para sus nuevos dispositivos, destinados a personas que prefieren usar sus tabletas para trabajar más que para jugar: esa gente casi no existe. Una encuesta llevada a cabo por Gartner reveló que los usuarios de tabletas las usan sobre todo para entretenimiento, seguido de redes sociales, correo electrónico y otros tipos de comunicación. Solo el 15% del tiempo frente a la pantalla se utiliza para trabajar. Eso tiene sentido cuando considerás que casi todos los que poseen una tableta también tienen un aparato diferente que es mucho más adecuado para trabajar, ya sea de escritorio, portátil o ambas.

Supongo que existe la posibilidad de que la Surface 2 y Surface Pro 2 logren cambiar el modo en que se usan las tabletas. Pero creo que es más probable que estos dos modelos de tabletas no cambien nada, incluida la larga y suave caída de Microsoft.

Populares de la sección

Comentarios