Pixar le enseña modales a los robots

Para lograr que las máquinas tengan gestos más humanos, una especialista en robótica trabaja con los creadores de películas como "Toy Story" y "Wall-E"
Las lecciones son simples: correrse a la izquierda cuando alguien quiere pasar a su derecha en un pasillo, no ubicarse en el centro de un ascensor cuando alguien más quiere subirse. Sin embargo, esta y otras cuestiones básicas de etiqueta no son tan intuitivas para un robot.

Leila Takayama de la empresa desarrolladora de robots Willow Garage está enseñando buenos modales a los robots con ayuda de los animadores de Pixar, informó el periódico Financial Times.

Los creadores de películas como Toy StoryCars y Buscando a Nemo son especialistas en dotar de lenguaje corporal a todo tipo de objetos animados e inanimados. Tal es así que, a pesar de que el robot protagonista de Wall-E apenas sabe pronunciar unas pocas palabras, su expresividad es capaz de divertir y conmover.

Aprender el sentido común


Para Takayama, la clave de un uso más extendido de los robots en el hogar, en el trabajo y hasta en las calles está en su capacidad para comprender la idiosincrasia humana y adaptarse a ella.
Como seres humanos, instintivamente sabemos que un plato de sopa caliente tiene que ser manejado con más cuidado que uno vacío, pero conseguir que un robot lo entienda requiere de mucha investigación y desarrollo"

"Como seres humanos, instintivamente sabemos que un plato de sopa caliente tiene que ser manejado con más cuidado que uno vacío, pero conseguir que un robot lo entienda requiere de mucha investigación y desarrollo, ya que los robots tienen cero sentido común", dijo Takayama a Financial Times.

El diseño de robots lo suficientemente inteligentes para distinguir la diferencia entre los objetos inanimados y los seres vivos podría ser un paso importante hacia la obtención de robots socialmente inteligentes capaces de trabajar codo a codo con los humanos.

En este sentido, la empresa española Thecorpora desarrolló un robot llamado Q.bo, capaz de identificar su propio reflejo. El próximo paso es que, mediante la tecnología de reconocimiento facial, Q.bo pueda registrar a las personas que ya ha visto y los salude con su nombre.

Populares de la sección

Comentarios