PiPad, una tableta muy personal

Un estadounidense diseñó y fabricó su propio dispositivo con la batería de un celular, una carcasa de madera y una placa Raspberry Pi


Pensando en la falta de tabletas con software libre, Michael Castor decidió construir su propio dispositivo. La idea surgió en la previa a un viaje de trabajo, en cuyo trayecto pretendía ver películas. “Me podría haber comprado un iPad o un dispositivo Android, pero eso no habría sido tan divertido como construir uno. Además de eso, mi suegra me dio un iPad con la pantalla rota para arreglar. Arreglar eso estresante fue mucho más difícil que construir el mío”, señaló.

Durante algunos meses fue recolectando las piezas que necesitaba, siendo la pantalla táctil fue lo más difícil de conseguir. De hecho, terminó por  comprarla en internet.  Además, utilizó la batería externa de un celular y una carcasa de madera que él imprimió nada menos que en una impresora 3D. A su vez, el dispositivo está basado en una placa Raspberry Pi. La construcción en sí le llevó dos semanas, que fueron las dos previas al viaje. Todo le terminó costando US$ 350.

Pero no todo funcionó bien. Aún no ha podido resolver el problema de cómo hacer que el touch funcione en el sistema operativo Raspbmc. En concreto, todavía no logra que la pantalla detecte su dedo. Mientras esto no sucede, maneja la tableta a través de un mouse con conexión WiFi.

El creador contó que, a pesar de ser bachiller en arte, siempre tuvo interés en armar y desarmar cosas. PiPad pesa aproximadamente medio kilo y su batería dura entre  seis y ocho horas. Para las próximas versiones buscará mejorar el disco rígido y la cámara, dijo el emprendedor.

Por lo pronto, quienes quieran construir su propia PiPad, puede hacerlo siguiendo las detalladas instrucciones que Castor publicó en su web.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios