Piden la extradición del cazador de Cecil

La ministra de Medio Ambiente de Zimbabue pidió que Walter Palmer sea juzgado por las infracciones que cometió en su país

Oppah Muchinguri, la ministra de Medio Ambiente de Zimbabue, pidió este viernes la extradición del acaudalado dentista estadounidense que mató al león Cecil, un ejemplar protegido y estrella del parque natural de Hwange.

"Pedimos a las autoridades competentes su extradición a Zimbabue para que pueda ser juzgado por las infracciones que cometió", declaró Oppah Muchinguri.

Ademas, Muchinguri lamentó que no pudo ser detenido en territorio zimbabuense, pues "ya había desaparecido rumbo a su país de origen" cuando estalló el escándalo.

Cecil, macho dominante del parque, destacaba por su melena negra poco común y era objeto de una investigación científica sobre la longevidad de los leones de la universidad británica de Oxford, que le equipó con un collar de seguimiento.

"Las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora muestran que todo este asunto de la caza furtiva estaba bien organizado y bien financiado, para asegurarse que funcionaba", afirmó, acusando al cazador estadounidense Walter Palmer y sus interlocutores locales de haberse "entregado todos a la caza furtiva del león".

¿Hay otros culpables?

El tribunal de Hwange, competente para juzgar el caso, presentó cargos contra el operador del safari de caza mayor Theo Bronkhorts, que antes era conocido por su profesionalidad.

Theo Bronkhorst
El cazador profesional Theo Bronkhorst a su llegada a la magistratura de Hwange.
El cazador profesional Theo Bronkhorst a su llegada a la magistratura de Hwange.

Bronkhorts fue imputado por "no haber impedido una caza ilegal" y puesto en libertad vigilada antes del comienzo del juicio el 5 de agosto.

Honest Ndlovu, el propietario de la granja donde se cazó al león, será probablemente imputado la semana que viene.

El cazador estadounidense, en el punto de mira de los militantes de la causa animal en su país, defendió su buena fe y manifestó su arrepentimiento en un comunicado el martes, sin dar su versión de los hechos.

Según una ONG zimbabuense, el león fue atraído fuera de la reserva de Hwange, después cazado, herido con una flecha y finalmente rematado después de 40 horas de acorralamiento.


Fuente: AFP