París se rinde ante el videojuego

El Paris Game Week es un lugar donde la cultura gamer brilla y se los juegos son considerados el "décimo arte"


 

La quinta edición de la Paris Games Week abrió este miércoles sus puertas en la capital francesa con el objetivo de medir la efervescencia creativa (y lucrativa) del videojuego, una industria en ebullición que sólo durante 2013 ingresó cerca de US$ 90 mil millones.

De jugadores a grandes estudios, el evento aspira a radiografiar y "cohesionar" al sector mediante una apuesta que, según su organizador y delegado del Sindicato de Editores de Videojuegos, Emmanuel Martin, concreta ambiciones internacionales duplicando su superficie hasta los 50.000 metros cuadrados.

"Cada año crecemos más y lo hacemos para convertirnos en un gran salón que busca afianzarse en el plano internacional", relató a Efe Martin, tras precisar que París ya alberga la quinta fiesta mundial en importancia de la consola, después de Taipei, Colonia, Tokio y Sao Paulo.

La gran novedad este año reside en la Game Connection, un foro de profesionales del sector que redondea una cita "concebida para reunir en París a todos los actores del universo del videojuego, de la PC a los smartphones".

El décimo arte


La presencia en la inauguración de la feria de la ministra de Cultura, Fleur Pellerin, evidencia, en opinión de Martin, el "reconocimiento a una industria cultural" que ya es la segunda en Francia, un país donde "un ciudadano de cada dos juega regularmente con una consola".

Licenciado en Filosofía, el máximo responsable del salón parisiense se esfuerza por vincular el arrollador ascenso de la cultura gamer con la urgencia narrativa de una sociedad que se alimenta de "epopeyas y héroes" desde los relatos clásicos.

"El año pasado fue histórico con la llegada de la octava generación de consolas y ahora es el momento de los juegos, de las promesas que nos enseñó el E3 de Los Angeles", agregó.

Exhibidores profesionales, estudios e instituciones educativas ligadas al sector se alternan con millares de jugadores y colectivos de fans en el interior del Parque de Exposiciones parisiense, que incluso ha previsto puestos de masaje para los "gamers" más entusiastas.

Frente a la carrera tecnológica, otro pabellón honra la memoria analógica del primer videojuego, fuente de "recuerdos de infancia" que suscita la particular arqueología de asociaciones como M05.com, cuyo coordinador, Tristan Young, no vacila en afirmar que "antes todo era mejor".

"Cuando los jóvenes descubren estas reliquias nos dicen que son mejores que los juegos actuales", explicó Young antes de bautizar al videojuego como el "décimo arte, equiparable a la música o el cine".

A su lado, decenas de adolescentes se agolpan ante clásicos del género y máquinas de otro tiempo. "No hay que olvidar que gracias a aquellos juegos disfrutamos los de hoy en día", añadió Jonathan, un experto "youtuber" que, ataviado con una máscara de monstruo, presume de una "treintena de consolas y 2.500 títulos".

"Todo esto se trata de compartir nuestra experiencia como jugadores, por eso me acerco a la feria desde hace cinco años", concluyó

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios