¿Paranoia, celos o abuso de poder? ¿O todo?

Funcionarios de la NSA espiaban a sus novias, un nuevo escándalo protagonizado por la agencia de espionaje estadounidense, ya apodado "LoveInt"
Empleados de la la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés), el órgano estadounidense en el centro de la polémica provocada por las revelaciones de Edward Snowden sobre comunicaciones interceptadas, aprovecharon las herramientas de vigilancia de las que disponían en su trabajo para espiar a sus novias.

En una carta a un senador a la que accedió el viernes la AFP, la inspección general de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) identifica 12 usos malintencionados de las potentes herramientas de monitoreo de las comunicaciones por parte de empleados sin escrúpulos.

Este nuevo episodio de revelaciones sobre la intrusión en la privacidad de los estadounidenses, operado por la NSA, ha sido apodado "LoveInt" por algunos medios de comunicación, en referencia a "Love Intelligence" o "inteligencia amorosa".

La ley prohíbe a la NSA vigilar las comunicaciones de los estadounidenses o de los extranjeros radicados legalmente en el país, excepto en el caso de legítima sospecha de vínculos con actividades terroristas. La normativa prohíbe también la vigilancia de las comunicaciones con fines personales.

Esto no impidió que en 2004 una funcionaria de la NSA enviada al extranjero "vigilara el celular a su marido porque sospechaba que tenía una aventura", señala la inspección general de la NSA, según la cual la empleada luego renunció.

En otro caso, una funcionaria extranjera del gobierno estadounidense contó que sospechaba que su novio, quien trabajaba para la NSA, vigilaba sus llamadas telefónicas. La investigación mostró que el novio en cuestión había escuchado, entre 1998 y 2003, las conversaciones en nueve teléfonos diferentes de distintas mujeres. También él dimitió.

Otro empleado había monitoreado las comunicaciones de tres mujeres entre 2001 y 2003, según la inspección general de la NSA, que no especifica si se trataba de novias.

En otro caso en 2003, un funcionario había vigilado las comunicaciones telefónicas de su novia extranjera para determinar si estaba "involucrada con funcionarios de gobiernos extranjeros u otras actividades que podrían causarle problemas a él", explicó a los investigadores, según la inspección general de la NSA.

Un miembro de la NSA llegó incluso a realizar investigaciones, en su primer día trabajo, sobre seis correos electrónicos de una exnovia. Rápidamente atrapado, dijo que deseaba entrenarse.

Comentarios