Para una ciudad conectada

UNO WiFi suma 30 ómnibus a su red de internet libre; el objetivo es que la señal cubra todo Montevideo
Veinte ómnibus capitalinos y 10 interdepartamentales ya ofrecen wifi gratis a sus pasajeros. "Así el ratito libre es más productivo", dijo Julián Tol, encargado de marketing de UNO WiFi, una red de internet gratuita para locales comerciales que nació por iniciativa de Gustavo Azambuja y Mario Sánchez, con el apoyo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación. El acuerdo es llevar la conectividad a 80 unidades de Come y 90 de Agencia Central.

Pero el objetivo de UNO WiFi va más allá: paradas de ómnibus, espacios públicos, edificios gubernamentales; en definitiva, la ciudad. "Donde te imagines que el wifi es una necesidad", señaló Tol a Cromo.

El plan es transformar a Montevideo en una smart city o ciudad inteligente con una buena infraestructura tecnológica que, entre otros usos, pueda ofrecer conectividad para el desarrollo de circuitos turísticos y ofrezca servicios en base a la información que generan sus habitantes.

La empresa ya colocó 78 routers en Montevideo y siete en Punta del Este; además de 37 en Paraguay, dos en Chile y dos en Buenos Aires. Los lugares comprenden locales gastronómicos, salones de belleza, gimnasios y salas de espera. Solo por comparar: Antel dispone de, al menos, 119 zonas libres en todo el país. A estos se suman 270 hotspots del Plan Ceibal de uso exclusivo para las XO.

Las redes de UNO WiFi no requieren contraseña. Para evitar los riesgos que supone una red abierta –un hacker puede apoderarse de ella en pocos minutos y capturar la información de los usuarios–, las comunicaciones viajan encriptadas. Además, sea cual sea el punto de acceso, tienen el mismo nombre para evitar que los usuarios ingresen a redes falsas. "El registro se hace por única vez; a partir de ahí se puede acceder a los otros puntos", comentó Tol.

Conexión por publicidad


Lo que ofrece UNO WiFi a los locales es "valor agregado" a la conexión a internet. Los usuarios acceden primero a una página de bienvenida en la que el comercio puede mostrar publicidad. Para eso renta el aparato por US$ 50 mensuales y un servicio de contenidos para ese sitio; por ejemplo, la presentación de un menú, la posibilidad de hacer una reserva o de llenar encuestas o la descarga de una aplicación. Otra opción es la posibilidad de un descuento extra si se comparte cierta información en Facebook.

El comercio, además, recibirá información para conocer mejor a sus clientes: sexo, origen, edad, tiempo de permanencia, entre otros datos, con el objetivo de establecer una atención personalizada. No obstante, los locales pueden acceder al router sin costo. En este caso, la página de inicio tendrá publicidad de terceros.

"El wifi ya es una necesidad; muchos hablan de un derecho", afirmó Tol.