Para que "Gravity" no se haga realidad

Un grupo de investigadores proponen usar rayos láser y desviar la trayectoria de la chatarra espacial para evitar catástrofes en las misiones de exploración
Científicos  australianos proponen golpear la chatarra espacial potencialmente peligrosa con rayos láser para que caiga en la atmósfera terrestre, donde se desintegraría. "Queremos limpiar el espacio para evitar el riesgo creciente de colisiones y prevenir los tipos de sucesos que cuenta la película Gravity", declaró el responsable del centro de investigación astronómica y astrofísica de la Universidad Nacional de Australia, Matthew Colless.

Un nuevo centro de investigación con la participación, entre otros, de la NASA comenzará a trabajar a mediados de 2014 para aislar los desechos espaciales más pequeños y prever su trayectoria gracias al observatorio de Mount Stromlo, en Canberra.

El objetivo es desviar estos restos (satélites fuera de servicio, cuerpos de cohetes, etc.) de su trayectoria golpeándolos con rayos láser desde la Tierra. Esto les obligaría a ralentizar su movimiento y a caer en la atmósfera, donde se prenderían fuego hasta desintegrarse.

El responsable del nuevo centro, Ben Greene, juzgó probable también "una avalancha catastrófica de colisiones (de restos), que destruya rápidamente todos los satélites".

La agencia espacial estadounidense y la Agencia Espacial Europea (ESA) registraron más de 23.000 desechos de más de 10 cm, en su mayoría, en órbitas bajas (por debajo de los 2.000 km). Los restos de entre 1 y 10 cm se cuentan por cientos de miles.

La película Gravity, ganadora de siete premios Oscar, narra la historia de dos astronautas perdidos en el espacio tras la colisión de su estación contra chatarra espacial. Si bien la NASA relativizó varios de los hechos que se muestran en la película, la basura espacial es un problema para las misiones de exploración actuales y futuras.

Acerca del autor

Comentarios