Para poder dominar el teclado táctil sin excusas

Aplicaciones que simplifican el tipeo, ideales para aquellos que encuentran muy pequeñas las letras de los smartphones


En caso de no poder ver la imagen interactiva, hacer clic aquí.

 

Uno de los mayores temores de los usuarios que se resisten a cambiar su viejo celular por un smartphone de última generación es el pasaje del teclado físico al táctil. Este miedo se vio agudizado esta semana con la venta de BlackBerry, una de las pocas empresas que hasta este año seguía lanzando modelos de alta gama con botones en formato qwerty (con las letras ordenadas como en el teclado de la computadora).

Pero la tecnología no da tregua y es necesario adaptarse para no quedar afuera de una buena parte de lo que pasa hoy en el mundo.

Si bien los teclados táctiles son cada vez más precisos y tienen mayores funcionalidades, existen aplicaciones que ayudan a mejorar falencias puntuales o que se ajustan mejor a ciertas preferencias del usuario.

En el caso de las aplicaciones para iOS, funcionan para alguna función en particular, por ejemplo, para mensaje de texto o correo, pero no reemplazan por completo al teclado nativo, ya que Apple no lo permite. Para Android, en cambio, la sustitución puede ser total.

Entre las aplicaciones seleccionadas están las que incorporan más funcionalidades al clásico teclado qwerty, como Fast Keyboard y Fleksy, y las que innovan en la forma de desplegar las letras, por ejemplo, Minuum, que fue financiada a través de Indiegogo.

También están aquellas que cambian el tipeo por un deslizado. Tal es el caso de Swiftkey, Swype y Teclado de Google, que con sus particularidades puntuales utilizan la escritura por gestos. En otras palabras, el usuario en vez de tocar sobre cada tecla, desliza el dedo de forma continua a través de ellas y, al terminar una palabra, solo debe levantar el dedo. Un espacio se creará de forma automática para ahorrarle tiempo en la redacción.

Cualquiera de estas aplicaciones requieren de una curva mínima de aprendizaje, algo que sucede con toda innovación. Por eso, hay que superar la vergüenza de esos primeros momentos de torpeza para luego convertirse en el as de la escritura táctil.

Populares de la sección

Comentarios