Para no perder la costumbre de escribir a mano

Un proyecto en Kickstarter propone una lapicera inteligente con sistema operativo Linux, que vibra cuando el usuario comete errores de ortografía y caligrafía sin que sea necesario usar un papel especial


La internet de las cosas llegó también a las lapiceras, como una suerte de salvavidas para la escritura a mano, tan en desuso en la era de las teclas y las pantallas táctiles.

Lernstift ("lapicera para aprender", en alemán), un proyecto que busca reunir fondos en el sitio de crowdfunding Kickstarter, propone una lapicera basada en el sistema operativo Linux que vibra cada vez que el usuario comete un error al escribir. De esta forma, quien la usa puede aprender al tiempo que escribe, para no cometer las mismas equivocaciones en el futuro.

Se trata de una suerte de corrector ortográfico al estilo Word, pero manteniendo la magia de escribir a mano. Lernstift ya está disponible para pre órdenes y se espera que la primera entrega sea en diciembre de este año, informa la revista Wired.

La smartpen vendrá con puntas recambiables para escribir con diferentes grosores y estilos, e incluso se podrá sustituir el modo lapicera por el de lápiz. A diferencia de otras de su tipo, Lernstift no precisa ningún papel especial para funcionar.

Cómo funciona


En líneas generales, esta lapicera funciona con un software que controla los sensores que reconocen la escritura y transmite a través de conexión WiFi en tiempo real la información a una computadora o tableta. Esta analiza lo que está siendo escrito y permite que la lapicera vibre cada vez que detecta un error de ortografía e incluso de caligrafía.

"Está todo en la lapicera", explican los creadores en el video promocional, al explicar por qué el dispositivo funciona incluso cuando se lo usa para escribir en el aire.

Según uno de sus desarrolladores, Falk Wolsky, la idea surgió a partir de ver a su hijo mayor cometiendo errores "evitables" a la hora de escribir, simplemente por no prestar suficiente atención. Cuando su esposa sugirió que sería bueno que la lapicera le diera un electroshock a su hijo cuando se equivocara, Wolsky se iluminó: "Pensé que un electroshock no era tan bueno, pero una vibración podría funcionar".

Pero el potencial de Lernstift va más allá de este proyecto. En un futuro, según Wired, se podrán desarrollar nuevas aplicaciones para usarla, como diccionarios en diferentes lenguas o incluso una manera de transferir dibujos desde la lapicera a Photoshop.

Hasta el momento, el proyecto cuenta con cerca de 170 inversores en Kickstarter y ha recaudado alrededor de US$ 25.000 de los US$ 180.000 que busca reunir. Todavía tienen 24 días para conseguir el dinero suficiente para adaptar la escritura de antaño a la tecnología de hoy.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios