Papas para generar energía

Científicos de la Universidad de Jerusalén investigan cómo llevar a una mayor escala la generación de energía a partir del cuarto cultivo más abundante del mundo


A mediados de este año, investigadores surcoreanos propusieron emplear cáscara de arroz para generar energía para smartphones y autos. A su vez, unos años atrás un equipo de investigadores de la Universidad de Jerusalén informó que había logrado usar una papa como batería. La habían hervido durante ocho minutos y logrado producir diez veces la energía de una papa cruda. Para eso, colocaron rebanadas finas del tubérculo entre un cátodo de cobre y un ánodo de zinc, conectados mediante un cable.

Según recoge la revista Smithsonian, el objetivo del profesor y científico de agricultura Haim Rabinowitch era demostrar que este sistema podía proveer de luz LED durante 40 días. Y no solo eso: que podía hacerlo a un décimo del costo de una pila AA. Así, una sola papa podría servir para cargar un celular u otros gadgets en países pobres sin acceso al tendido eléctrico. Ahora, buscan llevar el sistema a una escala mayor.

Según indicó el científico a Smithsonian, las papas fueron elegidas debido a su disponibilidad en todo el mundo, y por ciertas ventajas respecto a las frutillas y bananas, que generan las mismas reacciones químicas. Es que las papas en sí no son una fuente de energía, sino que ayudan a que la electricidad se conduzca entre ambos metales.

Rabinowitch sostuvo que el "kit" es fácil de ensamblar y que sustituir sus partes es económico. A su vez, estimó que de esta manera las papas pueden producir luz equivalente a la de una lámpara a queroseno pero a un sexto del precio.

Aún así, los científicos no han logrado llevar este sistema a una escala mayor, por ejemplo, para proveer de energía a una villa entera en África o India. Además, compite con otras fuentes de energía sustentable, como la eólica y la solar, y debe tenerse en cuenta que no puede competir con los productores que llevan al mercado estos cultivos.

Todavía como una idea en potencia, el dispositivo de Rabinowitch permanece a la espera de un inversor que lo ayude a seguir desarrollándose.

Acerca del autor

Comentarios