País libre de dengue, un título precario

Uruguay, Chile y Canadá son los únicos de América libres de este virus. Un experto en la materia uruguayo asegura que es cuestión de tiempo antes de perder el privilegio
Fue hace casi un siglo, en 1916, cuando se registró el último caso autóctono de dengue en Uruguay. Hasta el momento, el país se mantiene como uno de los tres países de América libres del virus, pero todo apunta a que el rótulo se desplome en cualquier momento.

Así lo afirma Álvaro Fajardo, magíster en Ciencias Biológicas, quien explicó que el virus del dengue es endémico en varios países de la región, donde la incidencia a aumentado en los últimos 30 años de forma drástica.

A su vez, esto se suma a los brotes que se reportaron desde zonas limítrofes a Uruguay, como Buenos Aires y Río Grande del Sur.

Las condiciones están dadas para una re-emergencia del dengue en el Uruguay", dijo el especialista Álvaro Fajardo



“Pero el hecho más preocupante es que el mosquito transmisor, el Aedes aegypti, se encuentra ampliamente distribuido en el país, lo que evidencia que las condiciones están dadas para una re-emergencia del dengue en el Uruguay”, dijo Fajardo, quien se desempeña desde hace seis años como investigador del Laboratorio de Virología Molecular del Centro de Investigaciones Nucleares (CIN) de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República.

Aclarar los puntos


La confusión es común, dijo Fajardo: hablar del dengue es hablar de virus (dengue), del mosquito transmisor (Aedes aegypti) y de la enfermedad (también dengue).

El investigador explicó que, en general, se asocia al mosquito Aedes aegypti con la enfermedad, pero esto no tiene por qué ser así: “En Uruguay, pese a que el mosquito transmisor está ampliamente distribuido, aún seguimos siendo libres de dengue. Esto es porque los mosquitos aún no han sido expuestos al virus y, por lo tanto, no pueden transmitirlo”.

Bomba de tiempo


Para que se genere un brote de la enfermedad del dengue en Uruguay, hace falta que una persona infectada por el virus en el exterior ingrese al país y sea picada por un mosquito Aedes aegypti.

Así, es la persona la que infecta al mosquito, que luego puede diseminar el virus mediante su picadura. “Estas condiciones son las que hasta el momento estamos eludiendo pero en la medida que el mosquito transmisor siga presente, el riesgo de un posible brote es inminente”, advirtió Fajardo.

Por eso, la forma de reducir las posibilidades de un brote de la enfermedad es reduciendo la cantidad de mosquitos transmisores.

Mutante


La pregunta inevitable, sin embargo, no tiene una respuesta muy esperanzadora. ¿Se puede fabricar una vacuna contra el dengue? ¿Y desarrollar medicamentos antivirales?

El problema está en que, al igual que otros virus que se presentan como mayores amenazas para la salud humana –como el del VHI, que causa el Sida, e incluso de la gripe–, el del dengue contiene un genoma constituido por ARN (ácido ribonucleico).

Se trata de “patógenos genéticamente dinámicos”, o en otras palabras, virus que evolucionan o mutan demasiado rápido. Por eso dificultan el tratamiento y el control de las enfermedades que causan.

De allí la importancia de comprender la dinámica evolutiva del virus, función que desarrolla el laboratorio de Virología Molecular del CIN.

Preparados para hacer frente


Desde 2006, este laboratorio investiga el virus del dengue, sobre todo con miras a estudiar la variabilidad genética de distintos tipos que circulan en el continente americano.

Además, estudian las variantes del virus y con qué frecuencia circulan y cómo estas se relacionan con las distintas patologías que pueden causar, entre otros aspectos.

Fajardo explicó que el hecho de que el virus del dengue no circule en Uruguay lleva a que, por medidas de bioseguridad, el laboratorio no pueda realizar algunos estudios: “Por eso hemos tenido un estrecho vínculo con centros de investigación de países de la región, principalmente de Ecuador, Perú, Venezuela y Panamá”.

Diagnóstico rápido


El laboratorio del CIN también ha desarrollado técnicas moleculares rápidas para el diagnóstico del virus.

“En 2007 hubo un presunto brote de dengue en Salto y mediante estos métodos colaboramos con el Ministerio de Salud Pública (MSP) para confirmar que no se trataban de casos de dengue, tal como lo confirmó luego el Centro de Control de Enfermedades (CDC) en su sede de Puerto Rico”, contó el investigador.

Por otro lado, el laboratorio participa de un proyecto con el Laboratorio de Virología Molecular de la Regional Norte en Salto y la Asociación Española.
En 2007 hubo un presunto brote de dengue en Salto y mediante estos métodos colaboramos con el Ministerio de Salud Pública para confirmar que no se trataban de casos de dengue"

Financiado por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), el proyecto busca desarrollar estas técnicas y métodos de diagnóstico, no solo de dengue sino de otros virus emergentes.

Mientras tanto, la población puede aportar su grano de arena: vaciar y tirar los recipientes que puedan juntar agua limpia, para evitar que el mosquito siga reproduciéndose.

 


El dengue en números


El virus del dengue es uno de los principales virus emergentes y se plantea como amenaza para más de la mitad de la población mundial. Se calcula que hay entre 50 y 100 millones de infecciones por año, de las cuales de 250 a 500 mil casos evolucionan hacia estados graves de la enfermedad, que pueden llevar a la muerte.

Como forma de combatirlo, la Intendencia de Montevideo realiza jornadas de “descacharrización” (vaciar y tirar recipientes que puedan juntar agua limpia) en los barrios donde hay más incidencia del mosquito Aedes aegypti.

En Montevideo, las zonas más proclives son La Teja, Peñarol Viejo, Sayago, Colón, Lezica y Pueblo Ferrocarril.


Acerca del autor

Comentarios