Otro efecto nocivo del petróleo

Una nueva investigación demuestra que el crudo derramado en el agua afecta el corazón de los peces, aumentando el tiempo entre cada latido
El petróleo tiene efectos tóxicos sobre el corazón de los peces, provocando una irregularidad en el ritmo cardíaco, según una investigación estadounidense sobre el atún del Golfo de México tras el derrame de crudo de BP en 2010.

Investigadores de la Universidad de Stanford (California) y de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), que estudiaban el impacto de la marea negra sobre el atún tras la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, descubrieron que los hidrocarburos afectan la capacidad de las células cardíacas de estos peces para funcionar eficazmente.

Así, bloquean los canales de distribución del potasio en las membranas de las células del corazón, lo que aumenta el tiempo entre cada latido. Este mecanismo es similar en todos los vertebrados, incluido el hombre.
Este descubrimiento define más claramente las amenazas de las substancias químicas derivadas de los hidrocarburos para los peces y otras especies costeras, así como para el ecosistema oceánico, con consecuencias que van más allá de la marea negra", estimaron los investigadores 

Los efectos negativos del crudo sobre larvas y jóvenes peces ya son conocidos desde hace tiempo, explicaron los autores de los trabajos publicados en la revista estadounidense Science y presentados en la conferencia anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS), que se desarrolla en Chicago del 13 al 17 de febrero.

"Este descubrimiento define más claramente las amenazas de las substancias químicas derivadas de los hidrocarburos para los peces y otras especies costeras, así como para el ecosistema oceánico, con consecuencias que van más allá de la marea negra", estimaron los investigadores al citar otras fuentes de contaminación, como el escurrimiento de aguas pluviales en el medio urbano.

Los autores también subrayan los riesgos anteriormente subestimados de algunas substancias de los hidrocarburos sobre la fauna y los humanos, especialmente del hidrocarburo aromático policíclico (HAP) que está presente en la contaminación del aire a niveles elevados.

El derrame de la petrolera British Petroleum tras la explosión de la plataforma Deepwater Horizon arrojó más de cuatro millones de barriles de crudo en el Golfo de México, la mayoría durante el período de reproducción del atún rojo del Atlántico.

Populares de la sección

Comentarios