Olkiluoto, el basurero nuclear

La isla finlandesa fue elegida para almacenar los desechos nucleares más tóxicos del país durante los próximos 100.000 años
Olkiluoto es diferente de otras islas idílicas frente a la costa oeste de Finlandia. En vez de chalés de verano donde los finlandeses toman sol y disfrutan de saunas bajo los altos pinos y los abedules, aquí es donde el país almacenará sus desechos nucleares más tóxicos durante los próximos 100.000 años.

Cuando el proyecto Onkalo de Posiva Oy se inaugure en 2020, 420 metros bajo tierra, será el primer depósito definitivo en el mundo para combustible atómico apagado, que la Asociación Nuclear Mundial estima en 270.000 toneladas, con un crecimiento de un 4% anual. En 2009, el presidente estadounidense Barack Obama retiró su apoyo para un depósito en Yucca Mountain en Nevada, dejando al país sin un plan de almacenamiento permanente. La canciller alemana Angela Merkel, que intenta salir de la energía nuclear para el año 2022, se halla en un punto muerto político a la espera de una decisión relativa al almacenamiento en una cueva de sal 800 metros bajo la ciudad de Gorleben.
Implementar el almacenamiento final de los desechos nucleares es un problema político, no técnico y nos damos cuenta de que no hacer nada no es la respuesta”, dijo el presidente de Posiva, Reijo Sundell

El presidente de Posiva, Reijo Sundell, considera que el proyecto protege a la próxima generación de las consecuencias derivadas de generar la energía que cubre aproximadamente un cuarto de la demanda de Finlandia, dijo este hombre de 64 años mostrando fotos de sus cinco nietos.

“Fue un maratón de 42 años”, dijo Sundell refiriéndose a la obra construida en lecho de roca de 1.600 años de antigüedad. “Implementar el almacenamiento final de los desechos nucleares es un problema político, no técnico y nos damos cuenta de que no hacer nada no es la respuesta”, dijo exhibiendo un plano de la obra cerca de la entrada del túnel de 4,51 kilómetros.

Importaciones soviéticas


Finlandia adoptó la energía nuclear en la década de 1970 para reducir su dependencia de las importaciones de la Unión Soviética. Desde entonces, Fortum Oyj y Teollisuuden Oyj, propietarios y operadores de los cuatro reactores de Posiva en el país, vienen pensando en el almacenamiento de los desechos.

La Unión Europea requirió el año pasado que cada Estado miembro cumpliera con la nueva legislación del bloque relativa al almacenamiento definitivo de desechos nucleares para agosto de 2013 y que presentara planes detallados, estimaciones de costos y marcos temporales para 2015.

Costará unos US$ 13 mil millones cerrar los reactores de Finlandia y almacenar todos los desechos, dijo en una entrevista en Helsinki Jorma Aurela, ingeniero senior en el área de energía del ministro de economía del país.
Queremos dejar la roca en la misma condición que estaba cuando llegamos”, afirmó Sundell. “Está cerrada y oculta en el bosque. No quedarán marcas en la superficie”

Posiva proyecta almacenar 12.000 toneladas de combustible radiactivo (parecido a los pequeños gránulos apilados en los tubos metálicos) proveniente de siete reactores y dedicará los próximos dos años a probar los flujos de agua y la perdurabilidad. Los ingenieros luego pasarán cinco años a partir de 2014 haciendo volar más lecho de roca y abrirán el depósito en 2020.

Olkiluoto también alberga una única turbina eólica de 65 metros de alto y dos reactores nucleares que abastecen el 17% del consumo de electricidad de Finlandia. Una tercera unidad atómica, que será la más grande del país, está en vías de construcción y hay una cuarta proyectada.

Después de varios decenios de almacenamiento provisorio en piscinas adyacentes a los reactores para enfriamiento, cuando se cierre el último reactor, el combustible apagado será encapsulado y aislado y los túneles se rellenarán con bloques de bentonita. En el lugar no habrá ni guardias ni seguridad.

“Queremos dejar la roca en la misma condición que estaba cuando llegamos”, dijo Sundell de Posiva. “Está cerrada y oculta en el bosque. No quedarán marcas en la superficie”.

Comentarios