Ojos biónicos para 285 millones de ciegos

Equipos de investigadores de Australia, Estados Unidos y Alemania trabajan para desarrollar implantes que devuelvan la visión
Jeanette Pritchard corta un cerebro sobre la mesa y señala la parte donde los científicos implantarán 600 pequeños electrodos para producir visión biónica.

El tembloroso órgano blanco es una réplica de silicona del humano, en el que un equipo de 60 investigadores de la Universidad Monash de Melbourne trata de enviar impulsos eléctricos a la región de creación de percepciones visuales, la interpretación del cerebro de las señales nerviosas que recibiría de un ojo en funcionamiento. Su experimento se probará en animales más avanzados el año antes de que se lleven a cabo los primeros estudios en seres humanos en 2014.

Del otro lado de la ciudad, médicos de la Universidad de Melbourne adoptan una vía diferente y desarrollan un implante que pueda colocarse en la parte posterior del ojo y desempeñe la función de retinas dañadas.
"No podemos saber si tendrá tanto éxito como el de Cochlear. Está a la vanguardia del diseño tecnológico australiano, pero también de la nueva tecnología mundial", dijo Jeffrey Rosenfeld, jefe de neurocirugía del Alfred Hospital de Melbourne

Ambos grupos compiten por capturar el mercado de visión biónica, que ofrece esperanzas a los 285 millones de personas ciegas o con visión parcial del mundo. Los equipos de Melbourne pueden tener una ventaja: su idoneidad en lo relativo a estimulación del cerebro en la ciudad que produjo el exitoso oído biónico y convirtió a su fabricante, Cochlear, en una exitosa compañía de US$ 4.000 millones.

“Estamos en camino y confiamos en crear un producto comercial”, dijo en una entrevista Jeffrey Rosenfeld, jefe de neurocirugía del Alfred Hospital de Melbourne. “No podemos saber si tendrá tanto éxito como el de Cochlear. Está a la vanguardia del diseño tecnológico australiano, pero también de la nueva tecnología mundial”, continuó.

Nada de Steve Austin


Cuatro décadas después de que los implantes biónicos crearan el Hombre Nuclear de ficción, los científicos distan de poder replicar un ojo humano, y mucho menos un ojo con zoom y visión infrarroja como el de Steve Austin, el personaje de Lee Majors en el programa televisivo de los años 70. Los intentos más avanzados han producido imágenes pixeladas monocromáticas.

Además de los dos grupos de Melbourne, Second Sight Medical Products, que tiene sede en Sylmar, California, y Retina Implant, con sede en Reutlingen, Alemania, se encuentran entre los 20 grupos del mundo que intentan reproducir una visión más similar a la que tienen las personas sin problemas de vista. La mayor parte de la investigación utiliza implantes de retina y se basa en componentes funcionales del sistema sensorial visual, entre ellos el nervio óptico.

Rumbo a un producto comercial


Al actuar de forma directa sobre el cerebro, la vía de Monash Vision contrarrestará todas las causas de la ceguera excepto las que derivan de daños en la corteza visual, donde se forman las percepciones. El grupo ideó el desarrollo hace tres años y su proyecto tiene un presupuesto de alrededor de US$ 15 millones.

Comprende un implante quirúrgico de doce placas de 8 milímetros cuadrados –cada una de las cuales tiene las dimensiones aproximadas de la uña de un dedo pulgar– en la corteza visual, ubicada en la parte posterior del cerebro. Cada placa contiene 45 electrodos que penetrarán unos 2 milímetros en la superficie del cerebro.

Las placas también contienen un microchip y un receptor inalámbrico para transmitir señales originadas en una computadora del tamaño de un teléfono móvil que envía datos visuales comprimidos de una cámara que lleva el usuario. El aparato tendrá funciones de navegación, detección de personas y cálculo de la proximidad de objetos, dijo Arthur Lowery, director de Monash Vision Group.

Comentarios