Office se renueva para un mundo online y touch

Entre los múltiples cambios que incorporaron los populares programas Word, Excel, PowerPoint y Outlook está la integración con la nube y la adaptación para ser más amigables en las tabletas


Toda novedad y actualización tecnológica suele estar acompañada de gran expectativa y comentarios optimistas. Sin embargo, cuando se trata de programas caros instalados en mil millones de computadoras del mundo y utilizados para trabajar y estudiar, los cambios se viven con más nerviosismo que alegría. La salida de un nuevo Office con importantes renovaciones en sus populares programas Word, Excel, PowerPoint y Outlook, entre otros, implica una curva de aprendizaje, que a su vez es sinónimo de una baja momentánea en la productividad. Y eso crispa los nervios de los usuarios de Microsoft.

Sin embargo, la compañía vivió ayer el lanzamiento mundial del Office 365 Home Premium como "un día muy importante", dijo Ezequiel Glinsky , director de Negocios de Productividad y Office para Argentina y Uruguay, en una conversación de teléfono a Skype. Es, agregó, la "reinvención" de uno de sus productos estrella, el "cambio más grande en la historia" del producto, lanzado en 1990.

"Los cambios sorprenderán a los usuarios favorablemente, porque cada vez hay una mayor interacción con Office", afirmó Glinsky . En tiempos donde cada día se lanzan unas 700 aplicaciones, por ejemplo, la expansión de un conglomerado de programas familiares para cualquier usuario de la computación, a priori es una buena noticia para los más temerosos.

Office se renovó para adaptarse fundamentalmente a dos nuevas realidades del consumo de tecnología. En primer lugar, la expansión de internet y el uso de los sistemas de almacenamiento en la nube, con "un fuerte hincapié en compartir información online", dijo Glinsky. En segundo lugar, el uso de múltiples dispositivos por parte del usuario promedio, con la fuerte incorporación de los productos touch.

He aquí el primer gran cambio que verá el usuario que compre el nuevo Office: aunque vaya a una tienda autorizada a comprar el paquete de programas, al abrir la caja no se encontrará con un CD para instalar. En cambio, tendrá un número de licencia para ingresar en office.com y entonces poder descargar el software.

Otra novedad relacionada de forma directa con esta es que el usuario ya no compra el programa de por vida, sino una suscripción mensual (US$ 7,99) o anual (US$ 79,99) con las subsecuentes actualizaciones del software, como sucede con cualquier aplicación que uno descarga. Además, este precio incluye la instalación en cinco dispositivos (computadoras de escritorio, laptops, teléfonos inteligentes, tabletas y Mac), 60 minutos gratis por mes de llamada por Skype a cualquier teléfono y tres veces más espacio en Skydrive, es decir, 20 GB de almacenamiento en la nube de Microsoft.

En el día a día


"Microsoft lleva el liderazgo respecto a los cambios de hábitos de las personas", afirmó Glinsky. Y el nuevo Office implica varios cambios cotidianos.

En el caso de Word, uno de los puntos más interesante es su adaptación a la lectura desde tabletas, una modificación impulsada por el reciente lanzamiento de la primera de Microsoft, Surface. Para ello, existe la opción de ver los documentos en pantalla completa y  dividido en columnas, pasando las páginas hacia los costados y no para arriba y abajo. En otras palabras, tener una visualización de e-book antes que de archivo de texto.

Otras de las innovaciones destacadas de Word son la capacidad de editar archivos en formato PDF, la mayor facilidad para incluir videos y la función resume reading, que permite retomar la lectura desde donde se la había abandonado al cerrar el documento.

En el caso de PowerPoint, muchos estarán emocionados por las nuevas transiciones animadas, como "Avión de papel" y "Origami". Sin embargo, las funciones menos vistosas son las mejores. Tal es el caso de la opción de ayuda memoria (no visible para el espectador) y del puntero láser virtual, algo muy útil si se considera que en las conferencias siempre hay un expositor que pierde el puntero.

Ahora también es más fácil incorporar video y música a las presentaciones, y se habilitó la opción de hacer zoom en determinadas zonas de las diapositivas. En el caso de un expositor que no se encuentra en el lugar de la conferencia, puede enviar su PowerPoint y dictar la charla desde Skype.

Para Outlook, los cambios resultarán familiares a los usuarios de Gmail. La función peek permite ver información sin salir de la vista actual, mientras que si uno escribe una respuesta a un correo y lo deja a medio redactar, el mismo queda guardado en la bandeja de entrada señalizado como "Borrador" en rojo a un costado.

Además, se agrega una barra con el estado del tiempo que puede configurarse para las distintas regiones, nuevos formatos de contactos integrados a Facebook y LinkedIn (todavía no a Twitter) y la posibilidad de compartir el calendario con otros usuarios.

Finalmente, en el caso de Excel, se destacan dos funciones: flash fill y quick analysis. La primera consiste en el relleno rápido de los casilleros según el comportamiento histórico del usuario, mientras que la segunda ayuda a encontrar nuevas formas de desplegar la información. Para los usuarios más coquetos, también hay nuevos diseños de gráficos.

Todo unido


Cada uno de los cambios incorporados a Office se potencian con internet, ya que todo archivo que se almacena en la computadora se sincroniza con la nube. De hecho, al guardar, la opción por defecto es SkyDrive.

Esto, a su vez, permite compartir archivos con usuarios que no tienen Office, ya que en la subida se genera una URL única que se puede enviar.

Además, las preferencias del usuario se conservan en los cinco dispositivos desde los cuales puede acceder con la suscripción. Ahora solo resta ver si los fieles usuarios de Office prefieren efectivamente estas nuevas utilidades.


Populares de la sección

Comentarios