Objetivo 2016: el interior de Marte

La misión InSigh de la NASA buscará entender por qué el planeta rojo evolucionó de manera tan diferente a la Tierra
La NASA anunció esta semana una próxima misión a Marte, que prevé enviar en 2016, con el objetivo de investigar el interior del planeta rojo para entender por qué evolucionó de manera tan diferente a la Tierra, siendo ambos planetas rocosos.

La misión, denominada InSight, cuyo acrónimo en inglés significa "vistazo interior", viajará equipada de instrumentos para investigar si el núcleo de Marte es sólido o líquido y por qué no está dividido en placas tectónicas como nuestro planeta.

Tener un conocimiento más detallado del interior de Marte para poder compararlo la Tierra ayudará a los científicos a entender mejor cómo se formaron los planetas terrestres y por qué evolucionaron de manera tan diferente, aseguró la agencia espacial estadounidense.
La exploración de Marte se ha convertido en una prioridad máxima para la NASA y la selección de InSight nos asegura que continuaremos desvelando los misterios del planeta rojo y sentaremos las bases para una misión humana", dijo el director de la NASA, Charles Bolden

"La exploración de Marte se ha convertido en una prioridad máxima para la NASA y la selección de InSight nos asegura que continuaremos desvelando los misterios del planeta rojo y sentaremos las bases para una misión humana", dijo en un comunicado el director de la NASA, Charles Bolden.

Bolden señaló que el reciente éxito del descenso en Marte del explorador Curiosity "ha impulsado el interés del público en la exploración espacial y el anuncio deja claro que habrá más misiones apasionantes" a ese planeta.

Dentro del InSight


La misión, prevista para partir en septiembre de 2016, será liderada por Bruce Banerdt, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, en Pasadena, California, y el equipo científico incluirá investigadores de todo el mundo.

El Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia (CNES) y el Centro Alemán Aeroespacial contribuirán en el diseño de algunos de los instrumentos que portará InSight.

InSight se construirá según la tecnología espacial utilizada en la misión Phoenix, el vehículo estacionario lanzado en 2007 que determinó que hubo agua en la superficie cerca de las zonas polares del planeta.

La NASA calcula que el coste de la misión, excluyendo el sistema de lanzamiento y los servicios de mantenimiento, será de US$ 425 millones y tendrá una duración de dos años.

El JPL aportará un instrumento de referencia geodésico para determinar el eje de rotación del planeta, un brazo robótico y dos cámaras.

El CNES está al frente de un consorcio internacional que construirá un instrumento para medir las ondas sísmicas del interior del planeta y el Centro Alemán Aeroespacial construirá una sonda subterránea para medir el flujo de calor desde el interior.

Populares de la sección

Comentarios