Normativas que toman vuelo

Estados Unidos evalúa cambiar las reglamentaciones que hoy obligan a apagar los dispositivos electrónicos en los aviones
Los cambios tecnológicos llevan a diversos cuestionamientos respecto a comportamientos asumidos como rutinarios. Mientras se abandona cada vez más la hoja de papel para dar paso a pantallas digitales, muchas personas se preguntan por qué existen espacios en los que esas transformaciones no son admitidas. Un caso que ha sido cuestionado últimamente en Estados Unidos es el de los dispositivos móviles en los aviones.

En 2011, una columna en el diario New York Times del periodista Nick Bilton puso sobre el tapete el interrogante acerca de por qué muchos dispositivos electrónicos están prohibidos en los viajes aéreos, algunos de los cuales solo deben ser apagados en las fases de despegue y aterrizaje. “¿Cómo una tableta Kindle de US$ 70, que tiene el mismo contenido electrónico que una calculadora, podría hacer que un avión de US$ 100 millones se cayera del cielo?”, se preguntó.

El argumento que sostiene que los aparatos generan interferencia magnética con los sistemas del avión y pueden poner en peligro la integridad de los pasajeros siembra tanta duda como descontento, ya que no existe total certeza de si hay riesgo en su uso, según ha afirmado la Administración Federal de Aviación (FAA), entidad que regula la actividad aérea en Estados Unidos.

Respecto a la partida y descenso, la explicación radica en que, como son las etapas más complicadas del vuelo, exigen mayor precaución por parte de los pilotos. Cualquier mínima interferencia que pudiera afectar los sistemas del avión complicaría la labor de los pilotos, provocando posibles infortunios. De ahí la famosa frase de las azafatas: “Por favor, apaguen sus dispositivos electrónicos durante el despegue y aterrizaje”.

Decisión en modo avión


Desde hace dos años, Bilton presiona para cambiar una normativa que resulta “cómicamente muy lenta y anticuada” en relación con los cambios tecnológicos. A su voz se sumaron otras tantas y a principios de este mes un comité evaluó la situación y recomendó a la FAA que permita a los pasajeros usar sus dispositivos electrónicos en todo momento del vuelo, con excepción de los celulares. De todos modos, los viajeros tendrían que usar sus aparatos en modo avión, el cual desactiva las señales de radio que emiten.

Con los celulares sucede algo especial: trabajan con señales muy fuertes ya que necesitan llegar a receptores que se encuentran a largas distancias. Eso los hace más proclives a generar interferencias.

La decisión definitiva de la FAA se retrasó por el cierre del gobierno estadounidense, pero todo parece indicar que los cambios serán aprobados. De ser así, las nuevas pautas estarían vigentes a partir del año próximo.

 


Preguntas y respuestas sobre los dispositivos en aviones


 

1. Riesgo mínimo. No existe total certeza de que las interferencias provoquen accidentes o hagan caer un avión.

2. Lo que podría pasar. Las interferencias podrían distraer y complicar a los pilotos en fases de vuelo peligrosas. Ahí está el riesgo. No se trata de hacer caer un avión de por sí.

3. Malas experiencias. Entre 2003 y 2009 se denunciaron 75 casos de posibles interferencias, que representan uno de cada 283.300 vuelos.

4. Wi-Fi aéreo. Frecuentemente los pasajeros reclaman Wi-Fi gratis en el avión. Estas herramientas podrían interferir en los sistemas de vuelo y la FAA debe controlarlas.


Acerca del autor

Comentarios