"No vemos a Android e iOS como competencia"

El vicepresidente de ingeniería móvil de Mozilla y una de las mentes detrás de Firefox OS, Andreas Gal, habló con Cromo sobre su nuevo sistema operativo. Estas son las tres grandes lecciones aprendidas de Apple y Google
Mozilla no llegó tarde a la fiesta de los sistemas operativos móviles, sino que llegó "un poco más tarde". De hecho, la tardanza fue "bastante intencional", aclaró Andreas Gal. En su visita a Uruguay para el lanzamiento del nuevo smartphone con Firefox OS, el Alcatel One Touch que comercializa Telefónica (Movistar en el país) a partir del martes, el vicepresidente de ingeniería móvil de Mozilla habló con Cromo sobre esta primera incursión de la fundación en el mundo móvil.

El Firefox OS llega con toda la intención de cambiar las reglas de un juego dominado por los gigantes Apple y Google con sus sistemas operativos iOS y Android. Sin embargo, Mozilla no los considera rivales directos. "No vemos a Android e iOS como competencia", aseguró Gal.
Creo que es el mercado de los smartphones de alta gama el que está saturado, por eso no estamos tratando de competir con el iPhone o el Galaxy S4", dijo Andreas Gal

Mozilla busca hacerse oír en otro lado, distinto al que Apple y Google acapararon. "Creo que es el mercado de los smartphones de alta gama el que está saturado, por eso no estamos tratando de competir con el iPhone o el Galaxy S4", dijo el vicepresidente. "El mercado de los smarpthones accesibles, que permiten a la gente comprar su primer teléfono inteligente, no está atestado en absoluto", señaló el ejecutivo, para quien Uruguay es uno de los mercados que Mozilla tuvo en mente a la hora de desarrollar el nuevo sistema operativo.

Pero los sistemas operativos que ya existen no solo no son vistos como competencia, sino que su experiencia sirvió a Mozilla para aprender algunas lecciones, que guiaron el desarrollo de uno "muy diferente al resto", afirmó Gal. Es decir, la fundación que trabaja por extender el software libre y una internet abierta, tuvo tiempo de aprender de los errores de los otros sistemas e incluso de incorporar sus aciertos.

 


Tres grandes lecciones aprendidas por Firefox OS


 

Uno solo no puede con todos. Según Gal, la primera gran lección es que "el mundo es demasiado grande y hay demasiadas personas consumiendo y haciendo contenidos, y una única compañía o entidad no puede controlar eso". Esto explica, por ejemplo, por qué el iPhone no puede "capturar a cada humano del planeta", agregó. "Y por eso estamos tratando de apostar a las tecnologías muy abiertas y a un teléfono muy abierto en sí mismo, y de atraer a otros a trabajar con nosotros", dijo el ejecutivo.

No hay lugar para un nuevo ecosistema. La próxima enseñanza en el aula de los sistemas operativos móviles es que "a esta altura, es imposible crear un ecosistema totalmente nuevo". Gal dijo estar convencido de que la gente "no quiere otro ecosistema, ni aprender tecnología para crear uno diferente". Por esta razón, Firefox OS emplea herramientas bien conocidas e instaladas, como lo es HTML5. Allí radica, a su vez, una de las calves para que Firefox OS funcione: el hecho de no tener que "convencer" a los desarrolladores de que hagan aplicaciones específicas, añadió.

La clave está en lo que el usuario necesita. "Otra cosa que aprendimos de sistemas operativos más grandes es la necesidad de enfocarnos en lo que la gente realmente necesita", resumió Gal, que nombró a Apple y Google como ejemplos de compañías que tratan de hacer dispositivos para partes del mundo muy desarrolladas, sin tener en cuenta las necesidades propias de regiones como Lationamérica. Así, por ejemplo, las empresas añaden a un teléfono un sensor de huellas dactilares (en referencia al nuevo iPhone 5S), que no hacen la diferencia en países como Uruguay. "Por eso nos unimos con otros (en la región, con Telefónica) que saben lo que el consumidor quiere, porque lo conocen", dijo el vicepresidente, para quien el tener acceso fácil a la búsqueda de aplicaciones, por ejemplo, es "más importante que un sensor que cuesta cientos de dólares".



 

Leé la entrevista completa a Andreas Gal este sábado en el suplemento impreso #Cromo, que se publica gratis con El Observador, y en la web de Cromo

 

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios