No más palos de selfi: llegó el Centriphone

El esquiador Nicolas Vuignier presentó un video realizado de una manera innovadora

Hasta el momento, los videos capturados durante la práctica de deportes extremos eran obra de las llamadas "cámaras de acción" (como las GoPro), generalmente enganchadas a alguna parte del equipamiento del deportista, o a un palo de selfi.

El esquiador Nicolas Vuignier, sin embargo, desafió toda convención al hacer no solo un video con un iPhone mientras esquiaba, sino que lo hizo con un método al que llamó "Centriphone".

Según las palabras del mismo Vuignier, el método consistió en atar un iPhone 6 con cuerdas largas que sostuvo durante la bajada de la montaña mientras revoleaba el teléfono sobre su cabeza.

El esquiador, que también es diseñador gráfico autoinstruido y editor de videos, dijo que el mayor desafío fue mantener la estabilidad del dispositivo durante la bajada a grandes velocidades, ya que tuvo que esquiar con una sola mano mientras sostenía las cuerdas con la otra. Además, el viento fuerte amenazó con hacer girar el ángulo del smartphone, pero finalmente las tomas quedaron en el sentido correcto.

El aparato que hizo posible este video fue diseñado por el esquiador e impreso en 3D. Vuignier quiere publicar el modelo para que esté disponible para cualquier interesado.

Además de la misma cámara de su iPhone (filmando a 240 cuadros por segundo), Vuignier utilizó un Olloclip, un lente gran angular que se acopla a los smartphones. Por último, durante la edición, Vuignier bajó la velocidad de reproducción en un 10% para lograr ese efecto de cámara lenta.

Los dos años que Vuignier pasó tratando de idear un método para llevar a cabo este experimento tuvieron sus frutos: el video llegó enseguida a las dos millones de reproducciones.

El iPhone no sufrió ningún daño y Vuignier afirma que lo sigue utilizando todos los días.