No, este no es el mejor iPhone

Apple presentó el nuevo smartphone con bombos y platillos, pero lo único que hace es complicar a los clientes más leales de la compañía
En toda la web, patanes y enemigos afirman que Apple no reveló nada realmente innovador o sorprendente en el lanzamiento del iPhone en San Francisco el pasado 12 de setiembre. Eso simplemente no es verdad y por una simple razón: este es el primer iPhone en ser llamado iPhone 5, el primero que en su nombre incluye un número mayor a 4. ¿Quién puede decir que eso no es progreso?

Este año, Apple decidió dejar todo en la cancha e ir por “el mejor iPhone que haya hecho nunca”, según los ejecutivos que desfilaron el miércoles en la presentación. Sí, es verdad. Los mismos ejecutivos dijeron lo mismo cuando tuvieron que presentar el iPhone 4S el año pasado, el iPhone 4 en 2010 y todos los que alguna vez se lanzaron.

En verdad, a su favor, solo puedo decir que el iPhone 5 es el primer iPhone en contar con una pantalla de 4 pulgadas, superior a la de 3,5 pulgadas que tenían los anteriores.

¿Qué ventaja tiene esto? No lo va a creer. Ahora usted puede ver cinco días en su calendario en lugar de tres. Además, cuando abre una aplicación de noticias, como CNN, puede ver más historias sin tener que desplazarse o, por ejemplo, al buscar restaurantes en aplicación de OpenTable, puede encontrar más opciones que las que podía ver antes.

Este tipo de innovación es lo que recuerda que Apple no se convirtió en la compañía más valiosa del mundo por quedarse en la chiquita. ¿Estoy siendo demasiado irónico y duro? Probablemente sí.

En verdad, el iPhone 5 es un dispositivo muy impresionante. Es más delgado, ligero y es menos frágil que los anteriores. Aunque si usted está feliz con su iPhone 4S, no veo ninguna razón de peso como para cambiarlo.

Esa pequeña ficha que se hizo más pequeña


De hecho, tengo un gran problema con el nuevo smartphone. Como era de esperar, tiene un nuevo dock connector (esa pequeña ficha que sirve para cargar y conectar el teléfono a los accesorios). La nueva entrada es mucho más pequeña que el conector ubicuo que Apple integró en casi todos los iPod, iPhone y iPad desde 2003.

Más allá de los argumentos esgrimidos por la compañía (que el anterior era demasiado grande, que el nuevo puede conectarse hacia delante y hacia atrás o que tiene un cableado interno más conveniente), el cambio va a significar un verdadero dolor de cabeza para los clientes más fieles de la compañía de la manzana.

¿Qué voy a hacer con los múltiples accesorios que tenía o con la montonera de cables de carga adaptables al viejo puerto? La única solución que Apple me da es comprarle un adaptador a US$ 29, una solución que no es más que la definición de una empresa hostil.

Apple tiene un amplio historial como asesina de tecnologías a las que, de un día para otro, considera obsoletas. En la década de 1990, se deshizo de las unidades de disquete de la iMac. A su vez, el primer MacBook Air no incluyó una unidad de DVD o un puerto de salida.

Pero mientras esas omisiones eran inicialmente frustrantes, eran defendibles, ya que en esos casos Apple acompañaba las tendencias tecnológicas. Todo el mundo sabía que las unidades de disquete y medios ópticos serían obsoletos, en poco tiempo, solo que Apple se estaba adelantando un poco.

Pero no creo que esta defensa sea aplicable al nuevo puerto, que prácticamente no tiene beneficios para el usuario.

Si Apple realmente creía que el viejo muelle era demasiado grande para sus nuevos dispositivos, debería haberlo reemplazado, de una vez por todas, con la forma estándar de la industria de la tecnología para conectar cosas: USB.

Claro que al elegir un puerto propio, Apple seguirá siendo responsable del mercado de accesorios bullicioso. Y un día podrá volver a ser capaz de tirar a toda la industria por la borda, al lanzar otro nuevo.

Por todo esto, el iPhone 5, no es el mejor que nunca se haya hecho. Si lo fuera, no estaría complicando tanto a los clientes más leales de Apple.

Populares de la sección

Comentarios