NASA publica las primeras imágenes del nuevo sistema solar

Son de calidad mínima, pero acercan a TRAPPIST-1, una estrella a 40 años luz de la Tierra

El observatorio espacial Kepler captó la luz procedente de TRAPPIST-1, una estrella a tan solo 40 años luz de la Tierra y el centro de un nuevo sistema solar repleto de planetas que parecen ser similares al nuestro. Su hallazgo fue anunciado el 22 de febrero en una rueda de prensa organizada por la NASA, pero es hoy que se puede ver una imagen real de este sistema.

Embed

La animación es producto de 60 fotos tomadas por la cámara de Kepler, cada minuto durante una hora. Es de calidad mínima; tiene apenas 120 píxeles. Sin embargo, es el primer acercamiento que se tiene a este nuevo mundo; cada uno de los cuadrados blancos representa la cantidad de luz que emite cada estrella.

Como es imposible observar directamente los planetas, los astrónomos han deducido la presencia de hasta siete planetas gracias a los cambios de brillo de la estrella, cada vez que un astro se interpone entre ella y la Tierra. Pero estas mutaciones son tan mínimas que no son visibles por el ojo desnudo. Un planeta del tamaño de la Tierra que pasa por delante de TRAPPIST-1 disminuye menos de un 1% de brillo, solamente pudiéndose detectar a través de sofisticados algoritmos.

Los siete planetas, o exoplanetas, que giran alrededor de esta estrella —apenas un poco más grande que Júpiter, roja tenue y muy fría—, constituyen un desafío en el marco de la búsqueda de vida más allá de nuestro sistema solar. Según los astrónomos, son de superficie rocosa y tres se encuentran en zona habitable, por lo que existe una alta probabilidad de que contengan agua en estado líquido y, por consiguiente, vida.

Los más optimistas de la NASA tienen como objetivo, para los próximos cinco años, poder analizar los atmósferas de algunos de los planetas. Para ello, se espera para finales de 2018 el funcionamiento del James Webb, un telescopio mucho más potente que permitirá confirmar si realmente son habitables, mediante la detección de la presencia de agua, metano, oxígeno, ozono y otros componentes, así como analizar las temperaturas y la presión que hay en sus superficies. Mientras tanto, quedan estas imágenes que pueden pasar por un videojuego de los años 80 y muchas suposiciones.


Un poco de humor

La NASA decidió acudir a la creatividad de los usuarios de Twitter para bautizar a los cuerpos celestes. En medio de la ya existente polémica por el descubrimiento, la campaña y el hashtag #7NamesFor7NewPlanets rápidamente se convirtió en sensación y despertó todo tipo de propuestas: unas serias y otras más graciosas. Algunos se inspiraron en Donald Trump, mientras que otros propusieron llamarlos como los 7 enanitos de Blancanieves.
Embed
Embed