NASA encarga a SpaceX envío de astronautas a la EEI

Las cuatro misiones se iniciarán a fines de 2017

La NASA formalizó este viernes una orden de misión dirigida al grupo privado estadounidense SpaceX para enviar astronautas hacia la Estación Espacial Internacional (ISS) a partir de 2017, al igual que su competidor Boeing.

"La NASA dejó atrás una importante etapa el viernes en la expansión de oportunidades de investigación a bordo de la ISS con este primer encargo hecho" al grupo californiano SpaceX "para enviar astronautas desde suelo estadounidense" al espacio, señaló la agencia espacial en un comunicado.

El Dragon V-2 de SpaceX debe, a partir de fines de 2017, transportar astronautas hacia la ISS en el marco de un contrato de 2.600 millones de dólares firmado con la NASA en 2014. Boeing también fue elegido por la agencia para ofrecer este servicio con su cápsula CST-100 Starliner, con un contrato de 4.200 millones de dólares.

La NASA, que había anunciado la misión correspondiente a Boeing en mayo, encargará a esta empresa cuatro misiones, según el comunicado de este viernes.

"La elección del grupo que enviará una misión hacia la ISS en primer lugar será efectuada más tarde", agrega el texto. Boeing había asegurado anteriormente que su cápsula privada sería la primera en acoplarse a la estación internacional en 2017.

Las misiones se iniciarán a fines de 2017, "siempre y cuando los prestadores de servicios ofrezcan las preparaciones necesarias", indicó la agencia espacial estadounidense.

SpaceX fue creada por el multimillonario Elon Musk, cofundador igualmente de los automóviles eléctricos de lujo Tesla y de Paypal.

Cuando la cápsula Dragon V-2 "lleve astronautas de la NASA hasta la estación internacional, en 2017, estos últimos viajarán a bordo de la nave espacial más segura y confiable que jamás haya volado", dijo la presidenta de SpaceX, Gwynne Shotwell, citada en el comunicado de la NASA.

SpaceX había sufrido un grave revés el 28 de junio, cuando su cohete Falcon 9, cuya cápsula no habitada Dragon debía aprovisionar a la ISS, explotó poco después del despegue.

Estados Unidos puso fin a su programa de naves espaciales en 2011. Mientras espera que el sector privado, con ayuda de fondos de las NASA, desarrolle los vehículos necesarios para transportar a los astronautas, depende por completo de las cápsulas rusas Soyuz.

"Es importante poder contar con las capacidades robustas y sanas de al menos dos grupos estadounidenses para enviar astronautas y material" hacia la ISS, dijo una alta funcionaria de la NASA, Kathy Lueders, en el comunicado.


Fuente: AFP