Nada es gratis en la vida

Facebook tiene su precio, aunque uno no pague con dinero sino información. A continuación, ciertas realidades de sus políticas de privacidad y cómo actuar al respecto
Hagamos algo de verdad: entender la política de privacidad de Facebook, que consta de 9.000 palabras y tratar de controlar nuestra información. La privacidad en la red social acaba de dar dos pasos al frente y uno hacia atrás. Tiene que ver con el rastreo digital, uno de los aspectos más espeluznantes y confusos de la red social. Ahora puede usar lo que usted hace fuera de ella para elegir qué avisos mostrarle. A la vez, la empresa está comenzando a ser más transparente y está ofreciendo explicar por qué los usuarios reciben cada aviso y permitirles controlar qué tipos de avisos verán en el futuro.

Es típico de Mark Zuckerberg obligarnos a aceptar más rastreo de nuestras vidas a cambio de cierto grado de control. Aunque su rastreo en la web y en aplicaciones no es peor de lo que toleramos de otras empresas como Google, Facebook terminará sabiendo más que nunca sobre nosotros. Es un recordatorio de que la red social en realidad no es gratuita. Es un intercambio y uno debe saber lo que está entregando. A continuación, cuatro realidades de las políticas de privacidad de Facebook y qué hacer.

Datos personales


Facebook no vende sus datos personales, pero gana dinero con ellos: ingresó el año pasado unos siete dólares por miembro. Su principal negocio es venderles a los anunciantes el acceso a sus usuarios, pero lo hace sin decirles quién es usted. Si los avisos que ve en la red social a veces le parecen desconcertantemente personalizados, se debe a que la empresa actualiza constantemente un archivo con sus intereses, en base a todo lo que usted hace dentro y fuera de Facebook.

Aunque no puede dejar de recibir avisos en Facebook, sí puede evitar que le muestre temas publicitarios específicos. Es posible hacer clic en un pequeño icono de una flecha hacia abajo o una X en la esquina derecha de un aviso para evitar que los anuncios de esa empresa vuelvan a aparecer. Desde hace unos días, Facebook comenzó a brindar mucho más a los usuarios en EEUU.

Encuentre un aviso y haga clic en el icono de la esquina. En el menú que aparece, elija ¿Por qué veo esto? Le aparecerá una explicación de por qué Facebook piensa que ese aviso es una buena elección para usted. Debajo, hay un enlace llamado Ver y administrar preferencias de anuncios. Desde allí, accederá a todo el archivo que Facebook tiene sobre usted. Al quitar ítems de la lista, puede hacer que Facebook muestre avisos de menos temas, pero más pertinentes. Si quita todos, Facebook reserva tres tipos de información que nunca le permitirá eliminar: género, edad y residencia.

Rastreo


Facebook y las empresas de publicidad pueden mostrar avisos especiales al rastrear lo que visita en la web. La red social rastrea a toda máquina y les muestra avisos a sus usuarios según sus propios datos. Como muchos de los cambios de privacidad de Facebook, se produjo automáticamente y usted debe desactivarlo si no le gusta.

Pero, ¿qué puede hacer como usuario? Mientras su navegador guarde cookies, no puede evitar que Facebook le rastree. Pero puede prevenir que ésta y otras firmas usen esa información para mostrar avisos. Para eso, debe registrarse en cada empresa que lo rastrea. La forma más rápida de darse de baja de varias compañías a la vez es utilizar este sitio web de la industria de la publicidad.

El teléfono


Facebook rastrea lo que usted hace en su teléfono para mostrarle avisos personalizados. Los teléfonos pueden reunir más información personal que las computadoras y la red social sin duda saca provecho de esa situación. Para personalizar los avisos, monitorea la ubicación de su teléfono y el uso de aplicaciones, incluidas las que no empleó durante un tiempo. En junio, también anunció que comenzaría a usar datos de los sitios móviles a los que usted ingresa.

Si aún no lo sabe, la mayoría de los smartphones le dan la opción de no compartir su ubicación con apps específicas. También puede evitar que Facebook use datos de la aplicación, pero debe indicárselo a su teléfono a través de las opciones de privacidad.

Pero elegir una de estas opciones no evita por completo que Facebook rastree su actividad. La empresa sostiene que aún puede obtener datos de las aplicaciones de sus socios comerciales para monitorizar la afectividad a una aplicación. Para evitar que Facebook rastree lo que usted hace en el navegador web de su teléfono, debe visitar el mismo sitio anti rastreo mencionado antes.

Cambios


Todas estas reglas podrían cambiar más adelante. Facebook afirma que les dará a sus miembros un preaviso de siete días sobre grandes cambios en la privacidad, pero poco más se puede hacer poco para detener a este gigante tecnológico.

 


Reglas "claras"


 

- Facebook puede usar lo que hace fuera de su red cuando navega por internet y usa otras aplicaciones en su teléfono inteligente para elegir qué avisos mostrarle.

- La compañía ofrece explicar exactamente por qué los usuarios reciben cada aviso que ven y permitirles controlar qué tipos de avisos verán en el futuro.

- Facebook no vende sus datos personales, pero gana dinero con ellos: unos ingresos en 2013 de unos siete dólares por miembro.



 

Vía Expansión.

Comentarios