Móviles convertidos en PC

DeX Station de Samsung busca conseguir lo que otras marcas han intentado: la convergencia entre el smartphone y la computadora de escritorio
Los teléfonos insignia de Samsung siempre han sido máquinas poderosas. Los nuevos Galaxy S8 y S8 Plus, por ejemplo, vienen con el procesador Snapdragon 835 de Qualcomm que es 10% más potente que el modelo anterior. Pero, hasta ahora, los smartphones de la marca vivían puramente en el bolsillo. La nueva base llamada DeX Station era la pieza que faltaba en el rompecabezas porque transforma el celular en una PC. ¿Cómo funciona exactamente este accesorio?

La unión de dos mundos

La base es una estación de acoplamiento que permite conectar el teléfono a un mouse, un teclado y una pantalla. ¿El resultado? Una manera familiar de trabajar.

El dispositivo cuenta con un conector HDMI con salida de video con una resolución máxima de 4K y 30 fotogramas por segundo; además de dos puertos USB para los periféricos, conexión Ethernet y ventilador. Los usuarios solo tienen que insertar su Galaxy S8 o S8 Plus en el DeX Station para acceder a aplicaciones, editar documentos, navegar por internet, ver videos, responder mensajes, entre mil y un usos más, directamente desde el smartphone pero en una pantalla más grande y con teclado y ratón.

De acuerdo con la demostración oficial de Samsung, el sistema permite ver en la pantalla una interfaz distinta a la del móvil, adaptada para su uso en escritorio, incluyendo ventanas.

La colaboración con Microsoft y Adobe permite la compatibilidad del DeX Station con las aplicaciones móviles de estas empresas. En otras palabras, se logra una experiencia similar a la de una computadora de escritorio, algo hasta ahora no disponible para un smartphone.

Por otra parte, mientras está conectado a la estación DeX, el smartphone está protegido por la plataforma de seguridad Samsung Knox. Para una seguridad añadida, los datos móviles del usuario no se transferirán del dispositivo al escritorio.

La base incluye también tecnología de carga rápida adaptable para cargar rápidamente el smartphone mientras está conectado.

Intentos

El DeX se venderá como accesorio separado por aproximadamente US$ 150. Esto es más barato que las alternativas para transformar móviles en PC que ofrecieron compañías como Motorola (hoy Lenovo) y Microsoft, entre otras. La última lo intentó con Continuum, una base para algunos teléfonos equipados con Windows 10, pero no tuvo éxito.

La propia Samsung ya tanteó el mercado en 2012 con su Galaxy Note II Smart Dock, una pequeña estación que "convertía" el Galaxy Note II en una PC y que pasó sin pena ni gloria. Misma suerte corrió el Motorola Atrix, de 2011 y abandonado un año después. Las intenciones eran buenas pero solo brindaba un teléfono replicado en una pantalla. La difunta Palm probó una estrategia parecida en 2007. Mismos resultados.

Otro intento fallido en el área de la convergencia fue Ubuntu y su Canonical. Luego probó dos veces más con nuevos dispositivos pero ninguno ofrecía una experiencia de uso sólida.

Apple quiere dar los primeros pasos en esta área. Registró una patente que muestra cómo podría usarse el iPhone integrado en una laptop. La idea es que, al colocarlo en el área del trackpad, la computadora opere como pantalla y el móvil sea el cerebro. Hoy hacemos tanto con nuestro celular que la convergencia tiene sentido.

Populares de la sección