Monster Butiá subió al podio en Brasil

El robot "todo terreno" desarrollado por estudiantes y egresados de la Facultad de Ingeniería de Udelar obtuvo el tercer puesto en el Concurso Lationamericano de Robótica en Fortaleza


Cuando el Monster Butiá dejó de recolectar latas en la arena y se chocó contra una silla de plástico (uno de los obstáculos colocados a propósito), el ingeniero en computación Rafael Sisto sintió ganas de animarlo a que siguiera.

Pero de inmediato recordó que él y su equipo lo habían programado para esa labor y que "simplemente hay obstáculos que son más difíciles de sortear", contó.  A pesar de la decepción que el robot "todo terreno" le provocó a sus exigentes creadores en ese momento, su desempeño fue tan bueno que obtuvo el tercer puesto del Concurso Lationamericano de Robótica.

El evento, que tuvo lugar en Fortaleza, Brasil, entre el 16 y el 21 de octubre, premió a robots en varias categorías, como jugadores de fútbol y limpiadores de playa. En esta última compitió Monster Butiá, un robot similar al del Proyecto Butiá del la Facultad de Ingeniería, un proyecto educativo de robótica implementado en 2009.

En vez de tener ruedas de acrílico, como las que traslada a la ceibalita una vez que los estudiantes la programan, el Monster Butiá cuenta con ruedas que lo convierten en un "todo terreno", para esquivar objetos y moverse por espacios más difíciles.

La premisa que guió a los competidores fue solucionar el problema de la acumulación de residuos que afecta a las playas lationoamericanas. Para eso, las reglas del concurso solicitaban la construcción y programación de un robot autónomo, es decir, que no sea comandado por un humano a través de un control sino que actúe de forma independiente, y que tuviera los elementos necesarios para juntar y arrojar a la basura los residuos entre los obstáculos.

Un robot ecologista


Los estudiantes y egresados de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República también le agregaron a Monster Butiá una pinza para recoger latas tiradas y prepararlo para la competencia.

Sisto, Federico Andrade, Andrés Aguirre y Francisco Puignau trabajaron desde junio de este año en el robot, que finalmente les dio la satisfacción de una medalla de bronce.

Los dos ganadores que lo precedieron corresponden a universidades brasileñas, que dedicaron bastante más tiempo a la preparación del proyecto, señaló Sisto, que ya planea una segunda oportunidad. Es que el año que viene, en octubre o noviembre, tendrá lugar el mismo concurso y con igual consigna, por lo que a partir de ahora el equipo uruguayo trabajará en mejorar este robot ecologista con mayor previsión.

El ingeniero en computación aclaró que el Monster Butiá se encuentra todavía en la fase de prototipo, si bien no descartan seguir desarrollándolo para, en un futuro, "hacer algo más real", que pueda implementarse de forma industrial, por ejemplo.

Ejemplo en Brasil


A pesar del "ambiente muy competitivo" del concurso, los uruguayos no desaprovecharon la oportunidad de mostrar su trabajo como marca.

Por otro lado, Andrade se encuentra en este momento en Brasil, colaborando con la Universidad Federal de Pernambuco que, inspirada en el Proyecto Butiá, pretende transformar la XO en una plataforma robótica, contó desde dicho país.


Acerca del autor

Comentarios