Molestias de los videojuegos y los peores ofensores

Los juegos más pecadores en distintos aspectos

Puertas trancadas

Las puertas trancadas pueden presagiar o un buen botín o algo muy maio. El problema aparece cuando no hay forma de saberlo porque la llave de esa puerta se encuentra o muy escondida o no es una llave en sí misma.

Peor ofensor: Silent Hill

Cinemática


Últimamente los videojuegos siguen la costumbre de ser creados como películas interactivas. Pero cuando la cantidad de video es mayor que las horas de juego, eso pasa a ser una mala costumbre.

Peor ofensor: Metal Gear

Niveles subacuáticos

Bajo el agua hay muchas formas de morir: por criaturas con ventaja en ese medio, el límite de oxígeno o por la falta de visión. Y esas amenazas aumentan cuando se abusa del recurso y los niveles se hacen eternos.

Peor ofensor: Sonic

Fosas sin fondo

En los juegos los desarrolladores se aprovechan del miedo a lo desconocido. Y nada más desconocido que unas buenas fosas sin fondo que deparan un gran Game Over para el jugador.

Peor ofensor: Mega Man

Nivelar

Hay juegos en los cuales es mayor la cantidad de tiempo que hay que nivelar (entrenar las habilidades del personaje) en una misma pantalla para pasar de nivel que el tiempo real de la historia. Esos juegos son muy molestos.

Peor ofensor: Dark Souls


Populares de la sección