Misión Lola: con lo último

La velerista Dolores Moreira utiliza tecnología de IBM en busca de un entrenamiento más inteligente

Aplicar el Big Data para perfeccionar y optimizar rendimientos en ámbitos poco habituales. Con este objetivo surgió "Misión Lola", el proyecto elaborado por IBM para que la atleta olímpica Dolores Moreira cuente con la mayor cantidad de datos posible que, tras su análisis, le permitan obtener el máximo provecho de su entrenamiento.

El trabajo en conjunto comenzó hace poco más de un mes, pero el objetivo del proyecto es a futuro, dada la proyección y juventud de la velerista oriunda de Paysandú.

"Misión Lola" implica la obtención de datos sobre el rendimiento de Moreira durante sus entrenamientos; luego, estos se almacenan en la nube de IBM para ser finalmente procesados para que la deportista mejore su desempeño. Nunca se había implementando un plan similar en un ámbito ajeno a empresas o gobiernos y mucho menos en la vela, un deporte que no es popular en Uruguay.

"Es un proyecto muy importante para IBM a nivel regional porque nos permite observar las capacidades de las soluciones analíticas más allá de lo que habitualmente hacemos", indicó el líder de Analytics para IBM Uruguay, Diego Aguirre. Aseguró que cuando el proyecto fue presentado a Moreira y a su entrenador, Luis Chaparro, los dos aceptaron sin dudarlo. "IBM se acercó a Lola porque es una atleta de élite con una gran proyección que permitirá ver en el largo plazo el impacto de este proyecto", dijo a Cromo.

Antecedentes

No es la primera vez que IBM desarrolla un proyecto basado en el Big Data para un deportista. La empresa estadounidense de consultoría y tecnología creó el año pasado un proyecto similar al de "Misión Lola" pero con el ciclista Dave Haase, que participa en el campeonato Race Across America. El trayecto de la competición parte desde Oceanside (California) hasta Annapolis (Maryland) es de más de 4.820 kilómetros.

Para ese desafío, IBM desarrolló un plan para medir todas las variables que afectaban al ciclista, entre ellas su estado físico, características de la competencia y factores climáticos. El objetivo fue planear una estrategia para desarrollar una carrera óptima. "La diferencia con Lola es que, en ese caso, IBM podía ir ajustando los cambios que fueran necesarios durante la carrera. En cambio, por reglamento de los Juegos Olímpicos, los atletas no pueden usar ningún tipo de dispositivo", señaló Aguirre.

Etapas

"Misión Lola" consta de tres etapas bien diferenciadas. El primer paso implica recabar datos durante los entrenamientos de la velerista. Para ello se instaló un dispositivo en el barco, cuyos sensores miden las variables que influyen en la vela, como la intensidad del viento, la dirección o la inclinación de la embarcación. El aparato fue creado por Sinergia Tech y CloudStat y los datos recabados se almacenan en la nube de IBM.

Luego se aplican algoritmos analíticos sobre los datos recolectados para encontrar relaciones entre las variables. De esta manera, se busca entender cómo incide cada una de ellas en el desempeño de Lola. Por ejemplo, si gira la vela cinco grados, cuánto pierde o gana de velocidad. Esta etapa es ejecutada por un especialista de IDATHA, una empresa uruguaya que se especializa en el análisis y procesamiento de datos.

Por último, la información es almacenada en una aplicación desarrollada por Kona para ser visualizados y sirven para modificar la rutina de ejercicios.

Aguirre le contó a Cromo que estos proyectos obtienen sus resultados en el largo plazo. "Normalmente los proyectos de analíticas, tanto en empresas como en el deporte, necesitan muestras de varios años, pero con algunos meses ya podemos detectar algunos patrones que sean útiles", agregó.

Desde el agua

Dolores Moreira será la atleta uruguaya más joven en competir en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro; lo hará en la clase laser radial de yachting. "Con el dispositivo podemos medir distintas variables que influyen en la vela como la velocidad y dirección del viento, mi posición en el barco o la inclinación del bote sobre el agua. Nos va a ayudar mucho", dijo a Cromo.

Su entrenador, por su parte, sostuvo que estos JJOO no son el final del horizonte. "Con Lola ya estamos pensando en la próxima edición, en Tokio 2020. Trabajando junto con IBM por los próximos cuatro años vamos a llegar a un producto que nos va a dar beneficios enormes y, quién dice, quizá una medalla", contó.

¿Y cómo se siente Lola? "Voy a ir a ganar experiencia y a disfrutar. Voy a dejar todo por Uruguay pero no voy con el objetivo de alcanzar una medalla; aún me falta mucho por aprender. Sin embargo, nunca se sabe, quizá se dé un ´Maracanazo´ en el agua", señaló.

La atleta

Dolores Moreira clasificó a los Juegos Olímpicos luego de su buena actuación en los Panamericanos del año pasado, donde obtuvo una medalla de plata. La atleta, que comenzó a entrenar desde pequeña, será la compatriota más joven en la historia en participar del evento olímpico.

El dispositivo

Colocado en el barco, este instrumento mide las distintas variables que influyen en la vela, como la posición o inclinación de la embarcación por la altura de la ola, aceleración, trayecto a través de GPS, dirección y velocidad del viento. Una idea a futuro es la incorporación de más sensores, que permitan medir más variables.


Acerca del autor

Maximiliano Latorre