Misión abortada por vientos fuertes

De nuevo se suspendió la misión Estratos, por la cual Felix Baumgartner iba a realizar un salto en caída libre desde 37 kilómetros de altura


Estaba todo pronto: el costoso equipo, el estado psicológico del protagonista y hasta el streaming en vivo desde YouTube para todo el mundo. Sin embargo, el tiempo no quiso ceder y, debido a los vientos, el salto en caída libre de Felix Baumgartner desde 37 kilómetros de altura debió suspenderse en varias oportunidades y finalmente cancelarse hasta nuevo aviso.

La misión Estratos no puede permitirse más riesgos de los que la hazaña en sí implica. Baumgartner, un ex paracaidista militar austríaco de 43 años, saltará desde una cápsula que será elevada por un globo ultradelgado de helio sobre Roswell, Nuevo México. El atleta extremo quiere ser el primero en superar la barrera del sonido durante el descenso y romper tres récords mundiales.

Si la misión avanza conforme a lo planeado, Baumgartner ascenderá por casi tres horas hasta llegar a 37 kilómetros. Luego dará un pequeño salto desde una cápsula presurizada hacia el vacío, donde apenas hay oxígeno, y comenzará el descenso más alto y veloz jamás realizado desde un globo tripulado.

Dicho globo es tan delicado que solo pude volar si la velocidad de los vientos no supera los 3,2 kph. Desde la mañana de ayer los vientos eran de alrededor de 32 kph a 210 metros sobre el terreno, dijo el meteorólogo de la misión Don Day.

La decepción de Baumgartner cuando le informaron que la misión debía abortarse fue notoria para las miles de personas que seguían el acontecimiento histórico en vivo.

Hasta nuevo aviso


El martes de tarde, la cuenta oficial de Twitter de la misión, @RedBullStratos, publicó que en breve informarán para cuándo se reprogramará el salto del deportista extremo apodado “Felix sin miedo”.

“El miedo se ha convertido en un amigo cercano”, contó recientemente Baumgartner. No obstante, la idea de convertirse en la primera persona en superar la velocidad del sonido (más de 1.100 kilómetros por hora) sin ayuda mecánica y vencer en un salto tres récords es suficiente motivación como para dejar el miedo a un lado.

“Demostrar que un ser humano puede romper la barrera del sonido en la estratosfera y regresar a la tierra sería un paso hacia la creación en el espacio cercano de procedimientos de rescate que actualmente no existen”, explicó en una entrevista difundida por Red Bull, la marca detrás de la millonaria hazaña.

Solo el traje presurizado que usará Baumgartner es una pieza de ingeniería. Es que en la estratosfera no hay condiciones para la vida debido a la falta de oxigeno, el frío es inferior a 68ºC bajo cero y la presión puede llevar a que los vasos sanguíneos del cerebro revienten. También podría “hervirle” la sangre —cuando se forman burbujas letales en los fluidos corporales—, estallarle los pulmones o girar fuera de control causando otros peligros

“Una de las incógnitas es cómo el cuerpo humano reacciona al acercarse a velocidades supersónicas. Los efectos de la transición desde la velocidad supersónica a otra por debajo no se conocen”, confesó el deportista.

En julio, el austríaco había hecho un entrenamiento desde casi 29 kilómetros de altitud que finalizó con éxito. Entonces había dicho: “No hay control cuando uno sale de la cápsula. No hay manera de lograr la estabilidad”.

Habrá que esperar un poco más para ver a Baumgartner en acción.

Populares de la sección

Comentarios