Mis dos semanas con Apple Music

La enorme variedad de música que ofrece hace que sea imposible aburrirse. Pero la interfaz es acartonada y un poco desordenada; la calidad del sonido sufre
Adaptarse a lo nuevo es difícil; y lo es un poco más cuando creemos tener la marca de Caín pintada en la frente. Estoy tan acostumbrada a Spotify que cuando decidí probar los nuevos servicios de música streaming de Apple encontré toda suerte de inconvenientes.

El experimento comenzó el mismo día de su lanzamiento mundial, el 3 de julio (el servicio aún no está disponible en Uruguay). Desde entonces hemos sintonizado en casa, casi de forma permanente, Beats 1 Radio, una mezcla interesante de todo tipo de música.

Es una emisora moderna de radio global, con DJs basados en Los Ángeles, que pasa rap, rock y pop; los de Nueva York tienen una selección robusta de rap y hip-hop y los de Londres una rotación de música electrónica y europea. En síntesis, un mix ecléctico y muy bien depurado.

Entre los DJs figuran celebridades como Dr. Dre –icono del gangster rap– y St. Vincent. El otro día estaba "pinchando" el mismísimo Sir Elton John. En su Rocket Hour hizo un viaje hacia el pasado. Comenzó en 2015 con Ship to Wreck, de Florence + The Machine (alternativo), pasando por el 2006 con Love is a Losing Game, de Amy Winehouse - hasta llegar a 1970 con Don´t play that song, de Aretha Franklin.

Como cualquier adicta a las redes sociales, no me pasa inadvertida la presencia de Josh The Fat Jew Ostrovsky.

El playlist de su programa Money, Pizza, Respect está llena de música lanzada este año (Jamie XX, A$AP Rocky, D.R.A.M, Fono). La más antigua fue Country Grammar (Hot), de Nelly, del 2000.
Mientras escribo esta reseña para Cromo (casi media noche en Nueva York) está por comenzar el turno de Zane Lowe; le sigue en el orden el programa de la lista de las canciones más populares, Chart, para que a las 2:00 de la mañana tome los controles de la cabina Julie Adenuga y ceda el paso a la cabina de Londres a partir de las 5:00 de la mañana. A las 6:00 estará Ebro Darden y las 9:00 Ellie Gouldwing, hasta enlazar la señal con Los Ángeles y así sucesivamente.

La rotación de personalidades que representan una variedad de música tan grande hace que sea imposible aburrirse

No obstante, al estar recién estrenada la aplicación, Beats 1 Radio experimentó problemas técnicos y fallos que han llevado, en ocasiones, a que la plataforma dejara de funcionar. Esto fue el colmo para el compositor y cantante Neil Young, quien anunció que retira toda su música de Apple Music, Spotify y el resto de los servicios de streaming porque ofrecen "la peor calidad de sonido de la historia". Apple Music retransmite en streaming a 256 Kbps; mientras que Spotify lo hace a 320 Kpbs,; sin embargo Spotify no tiene servicio de radio en vivo, aunque el usuario puede crear su propia estación en base a sus favoritos.

Prejuicios de lealtad

Respecto al servicio streaming, los prejuicios de lealtad se imponen. En casa usamos el plan familiar de Spotify hace dos años y hemos sido parte de la evolución de su interfaz. Antes tuvimos Pandora; de hecho, la app sigue en mi teléfono. Pero es como una radio vieja, no tiene Dj, aunque sí una curaduría decente, superada por el nivel de interacción de Spotify.

Es que nos da lo que queremos cuando lo queremos: música nueva, vieja, novedades de artistas que no teníamos ni idea... y lo mejor de todo es que podemos navegar sin complicaciones. En cambio, la interfaz de Apple es un poco acartonada y los pasos para realizar la búsqueda no son directos.

Robert Evatt, en su reseña sobre el nuevo servicio publicada en Tulsa World, afirma que es similar al resto de los que ya existen pero con poca organización. "El twist de Apple, más allá de Beats 1, es incorporar música de tu propiedad. Esto puede ser canciones en tu teléfono o que has subido a la nube vía el antiguo sistema de iTunes Match, que ahora es parte de iCloud Music Library.

Esos tracks pueden aparecer en playlists específicas mientras estás con el servicio streaming. Además tú puedes crear una lista de favoritos de tu propia música, asegurándote que aparecerán más seguido y dando la idea a Apple de qué es lo que te gusta". Apple Music hereda la posibilidad de subir canciones que no existen en el catálogo de iTunes y, una vez que llegue iOS 9, el límite será de 100.000 canciones en la nube. Ahora solo permite 25.000.

Apple Music, señala Evatt, "no es elegante, es confuso y llegó tarde a la fiesta. Pero toma la ventaja de los valores, opciones y funcionalidad de los dispositivos para ser un competidor decente de Spotify".
Es un gran paso. Apple tiene que crecer. Es un proceso y lo sabe.


Populares de la sección

Acerca del autor

Carmen Molina Tamacas