Miles de millones de planetas Tierra

En la galaxia existen otros cuerpos celestes que pueden tener condiciones para albergar vida
Las estrellas enanas rojas, aunque más pequeñas y frías que el sol, conforman 80% de la Vía Láctea. Cerca de 40% de ellas podrían tener súper-Tierras orbitándolas, planetas con una masa de entre una y diez veces la de la Tierra.

Estas cifras sugieren que la humanidad no está sola en el universo, como desde antaño se intuye sin confirmación. Es que existen millones de posibles lugares donde buscar vida más allá de la terrestre y al menos cien de estos lugares están “cerca”.

Así lo estima un equipo de astrónomos que, desde el Observatorio Austral Europeo (ESO), emplearon un telescopio “cazador de planetas” para observar una muestra de 102 enanas rojas cercanas, durante un período de seis años. Este instrumento busca un temblor característico en la estrella, que indica que al menos un planeta la orbita.

La búsqueda dio con nueve súper-Tierras. Dos de ellas se encuentran en la zona habitable, por lo que podrían tener la temperatura adecuada como para albergar agua en estado líquido. Dado que las enanas rojas no producen tanto calor como el sol, su zona habitable está más cerca a la estrella.

Incluso se encontraron planetas de mayor tamaño, similar al de Júpiter, alrededor de menos de 12% de las enanas rojas, lo que sugiere que estas son más raras que simples “mundos rocosos”.

Encontrar similitudes


Hasta el momento, los astrónomos solo podían adivinar el número de estrellas con planetas alrededor. Pero ahora, con más de 700 exoplanetas (que no orbitan alrededor del Sol) confirmados, los investigadores finalmente han podido reunir suficiente información como para emprender el camino hacia el número correcto.

Otro equipo de investigación había sugerido que un cuarto de las estrellas semejantes al Sol contaban con planetas del tamaño dela Tierra a su alrededor, mientras que otro grupo estimó que por cada 100 mil millones de estrellas en esta galaxia hay un planeta.

Los astrónomos esperan construir un telescopio con el que observar de forma directa la luz de un planeta extrasolar, para ver si esta revela los llamados químicos de la vida, como el oxígeno o el metano.

Acerca del autor

Comentarios