Microsoft, la tercera en discordia

A través de Windows Phone, el gigante de la computación pretende disputarle el mercado de los sistemas operativos a iOS de Apple y Android de Google
Apple no se dedica al negocio de los celulares sino al del movimiento perpetuo. Si el desempeño pasado puede servir de guía, el anuncio del 12 de setiembre del iPhone 5 llevará a una avalancha de consumidores cuando las primeras unidades salgan a la venta. Apple lanza un producto, la gente compra el producto. Lave, enjuague y repita el procedimiento.

Hay otra compañía a la que también le gustaría operar en el negocio del movimiento perpetuo: Microsoft. El gigante de la computación tiene algo de experiencia en esto, dado que convirtió a Windows en una parte indispensable del mundo de las computadoras personales durante gran parte de las décadas de 1980 y 1990.

Ahora, la acción se ha trasladado a la esfera de los celulares y Microsoft tiene dos deseos cuando llegue a ese mercado con su línea de dispositivos Windows Phone 8 en las próximas semanas: que haya lugar para tres compañías en la batalla y que Microsoft sea una de ellas.

Windows como bandera


Dado el estado del mercado móvil, ninguna de estas dos aspiraciones puede darse por descontada, informa Bloomberg Businessweek. Según la firma de investigación de mercado ComScore, el sistema operativo Android de Google tuvo el 52% del mercado estadounidense de los teléfonos inteligentes en el segundo trimestre de este año. El iOS de Apple se quedó con el 32%, mientras que Windows Phone de Microsoft tuvo el 4%.

¿Cómo puede hacer Microsoft para introducir una cuña allí? Luego de años de dejar que las compañías de hardware fabricaran dispositivos deslucidos bajo la marca Windows Mobile, un camino sería copiar una página del manual de Apple y aliar estrechamente el software con el hardware. Microsoft empezó a tomar ese rumbo en 2010 cuando lanzó la marca Windows Phone e impuso estrictos requisitos de hardware a sus socios.

Sociedad con Nokia


Microsoft ha establecido una estrecha relación con Nokia Oyj, que en febrero de 2011 abandonó su propio sistema operativo, Symbian. Otros fabricantes de móviles también están produciendo dispositivos Windows Phone 8, aunque Microsoft y Nokia están íntimamente vinculadas al compartir tecnología y buscar desarrolladores juntos.
El verdadero obstáculo es que los consumidores lo ven como algo desconocido, incluso extraño”, dijo Horace Dediu, analista de móviles independiente y ex ejecutivo de Nokia

El máximo responsable ejecutivo de Nokia, Stephen Elop, es ex empleado de Microsoft y presentó los últimos smartphones de la compañía, los Lumia 820 y 920, una semana antes del anuncio de Apple. Estos teléfonos han recibido elogios por su diseño y sus funciones de navegación avanzadas. Sin embargo, el hecho de que Elop no pudiera dar una fecha exacta para la salida de los teléfonos al mercado –y la revelación de que los videos de demostración de la compañía exageraban la tecnología de estabilización de imagen de los Lumia– enfriaron el entusiasmo. Las acciones de Nokia cayeron 16% el día en que se presentó el Lumia.

Windows Phone 8, sin embargo, tiene algunos puntos a favor: en general la prensa tecnológica lo admira por su originalidad y creatividad. La apariencia singular del sistema operativo también significa que puede evitar los costosos juicios por patentes en que están enredados los fabricantes de Android y Apple.

Pero lo que para unos es original, para otros es una complicación. Según Horace Dediu, analista de móviles independiente y ex ejecutivo de Nokia: “El verdadero obstáculo es que los consumidores lo ven como algo desconocido, incluso extraño”.

Populares de la sección

Comentarios