Microsoft admite el emoji del dedo del medio

El nuevo sistema operativo es el primero, y por ahora el único, que incluye soporte para este símbolo

Cuando Microsoft lanzó su sistema operativo Windows 10 gratis para 190 países este miércoles, también estrenó el emoji del dedo del medio.

El nuevo sistema operativo es el primero, y por ahora el único, que incluye soporte para el emoji "Mano invertida con el dedo del medio extendido", también conocido como "el dedo del medio". Según Emojipedia, si bien Unicode, la organización global para emojis, hizo a este caracter disponible hace más de un año, la mayoría de las compañías tecnológicas han sido realmente tímidas al darle una oportunidad a este emoji.

Es extraño que grandes compañías tecnológicas, como Apple y Google, asuman el rol de la "policía de la propiedad". Es cierto que, de todas maneras, sigue la línea de diseño moral de otras decisiones que han tomado: ni el iPhone ni los dispositivos con sistema operativo Android reconocen insultos, por ejemplo, y el diccionario oficial de Apple excluye, a propósito, otras miles de palabras "controversiales", como aborto, prostitución, pornografía y suicidio.

Dejando de lado la cuestión de si un software debería tener ese poder de censura, hay otro argumento que va en contra de la decisión de Google y Apple: el dedo del medio ha dejado de ser tan ofensivo.

Ciertamente, el gesto levanta algunas cejas y algunos ánimos en muchos círculos educados. Pero también se ha vuelto una expresión casual de protesta, de molestia, de exitación y de furia, utilizada por todos, desde políticos y ministros de gobierno hasta atletas y celebridades. El dedo del medio "se ha integrado tanto en la vida cotidiana", dijo la profesora de Derecho Ira Robbins a la BBC, que simplemente no impacta tanto ahora como sí lo hacía hace muchos años.

Pero el cambio es lento, incluso en la tecnología. Incluso Windows 10 mostrará el emoji del dedo del medio si el carácter aparece en la web, o si se copia y pega desde algún otro lugar, pero todavía no lo incluirá en su propio catálogo de emojis. Al menos, no todavía.


Fuente: Caitlin Dewey / The Washington Post