Mi nombre es...

Un grupo de drag queens a quienes Facebook bloqueó sus cuentas por no usar su identidad real, logró que la red social cambie su política y ahora se podrán usar apodos o nombres artísticos
Facebook informó que cambiará la política que exige que sus usuarios usen sus nombres verdaderos en la red social, tras la molestia generada por el bloqueo de cientos de cuentas, incluidas varias pertenecientes a drag queens que usaban sus nombres artísticos.

El jefe de producto de Facebook, Christopher Cox, se disculpó el miércoles por escrito y dijo que los usuarios afectados podían volver a usar sus sobrenombres. La mayor red social del mundo bloqueó una multitud de cuentas en las últimas semanas, incluidas cientos pertenecientes a personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero.

"El espíritu de nuestra política es que todos en Facebook usen el nombre auténtico que usan en su vida real. Para Sister Roma, es Sister Roma. Para Lil Miss Hot Mess, es Lil Miss Hot Mess", señaló Cox, negando que la política de la compañía requiera que los usuarios se identifiquen con sus nombres legales.

Drag queens de San Francisco y un legislador local se reunieron en setiembre con representantes de Facebook para exigir que la compañía cambie su política de prohibir que los usuarios usen sus alias en la web. En algunos casos, las drag queens suelen usar sobrenombres que no tienen relación con sus nombres reales para promocionar sus shows.

Aseguran que usar sus nombres artísticos en las redes sociales les protege de posibles represalias de otros empleados, familiares y acosadores. Muchos ven estos alias como una parte integral de su identidad. En redes sociales, el hashtag de la campaña es #MyNameIs.

Facebook había anunciado antes que daba dos semanas a los afectados para ajustar sus perfiles mostrando su nombre verdadero o convertir sus páginas personales en otras para fans, que permiten el uso de sobrenombres.

El negocio de los nombres reales


El debate sobre el futuro del anonimato en la red se está acalorando en los círculos tecnológicos, y su resolución tendrá profundas implicaciones para el uso de internet en todo el mundo. Facebook anima a los usuarios de internet a unirse y llevar sus vidas digitales con sus identidades reales.

Los activistas de los derechos digitales y la privacidad ponen en duda los motivos de la compañía, diciendo que la presión para que la gente use su verdadera identidad ayuda a Facebook a seguir su comportamiento y reunir datos personales para enviar anuncios personalizados.

Esta semana, la red social anunció que comenzaría a poner sus avisos en toda la web, en vez de solamente dentro de Facebook. Se trata de la puesta en marcha de Atlas, la plataforma que posibilita este nuevo servicio, que competirá directamente con Google. El principal capital con el que cuenta es la información recabada de la actividad de los 1.300 millones de usuarios de la red social, para lo que los nombres reales son fundamentales, ya que se transforman en datos basura para su fin publicitario, que es venderle cosas reales a personas reales. Pero ahora, su estricta política de nombre está cambiando, o por lo menos eso es lo que parece.

En julio, Google retiró sus restricciones sobre el uso de alias en su red social Google+, cediendo a las demandas de privacidad de sus usuarios.

Comentarios