Más que un pasatiempo: juegos para aprender a programar

A través de juegos online y gratuitos, Disney promueve que los niños resuelvan problemas y aprendan programación de manera divertida
Mientras que en el pasado muchos colegios incorporaron en las aulas la materia "Computación" o "Informática" para enseñarles a los pequeños cómo utilizar estos equipos, hoy la necesidad está en que aprendan a programar. ¿Por qué? El lenguaje de programación no solo es la base del pensamiento computacional, sino también de los razonamientos de nuestra rutina diaria. A partir de la adquisición de habilidades computacionales, los niños ven a la tecnología como una herramienta para expresar sus ideas y como un medio ideal para proponer soluciones creativas a distintos problemas.

Los conocimientos de programación también son útiles para "dar respuesta a problemas, analizar y organizar datos de manera lógica; generar representaciones abstractas; automatizar soluciones a través de algoritmos; buscar la combinación más efectiva y eficiente de pasos al implementar soluciones; y a la vez permite utilizar un mismo proceso de solución de problemas de manera genérica, para resolver una variedad de situaciones", comentó a Cromo Belén Urbaneja, directora de Corporate Citizenship & Brand Management en The Walt Disney Company Latin America, la empresa de medios y contenidos audiovisuales que se encarga de la comercialización de todos los productos en todos los soportes.

disney 2

En base a estas premisas, y con el objetivo de enseñar herramientas del pensamiento computacional a niños y niñas de entre 8 y 12 años, Disney lanzó hace pocas semanas el juego online y gratuito Code Baymax, basado en la película Grandes Héroes. Con él, los jugadores pueden familiarizarse con conceptos básicos de programación y superar pruebas de la mano de personajes animados conocidos. "El juego busca ser un incentivo para incorporar herramientas de pensamiento lógico-matemático al tiempo que estimula la curiosidad y la imaginación", dijo Urbaneja. El título está disponible sin costo para ser jugado en PC o en cualquier dispositivo móvil.

Este lanzamiento integra el juego, la programación y la tecnología para promover la resolución de problemas de la manera más divertida y segura para los chicos. A medida que avanza en los distintos niveles, el jugador incorpora conceptos, como algoritmos (lo que implica secuenciar instrucciones para resolver un problema), procedimientos, descomposición de problemas en acciones más acotadas, corrección de errores, entre otros recursos lógico-matemáticos.

A su vez, la interacción con el juego permite descubrir que la programación ayuda a resolver problemas específicos de múltiples maneras. En síntesis: no hay una única solución correcta.

Amigos conectados

amigos disney

Code Baymax no es un lanzamiento aislado, sino que forma parte del programa de Disney "Amigos Contactados" que tiene como fin que docentes y padres enseñen conceptos básicos de programación a niños. Otros juegos con similares características son los de Frozen o Star Wars. Según datos provistos por la compañía, para los tutoriales de programación de estas películas se registraron 39.200 sesiones de juego en Uruguay.

Todos los desarrollos lúdicos apuntan a seguir nutriendo la creatividad de los chicos y promueven el desarrollo de habilidades para la resolución de problemas a través del uso de la tecnología. "La diferencia es que Code Baymax tiene la lógica de juego y no de tutorial, lo que esperamos resulte más atractivo para los chicos. Además, es un desarrollo latinoamericano", apuntó Urbaneja.

El juego propone un progreso gradual para evitar frustraciones y también "ayudas" en todo momento, que orientan al usuario en las decisiones a tomar. El objetivo del jugador es guiar a Baymax para que rescate a su amigo Hiro de las manos de Yokai a través de juegos de programación básica.

En febrero, su primer mes de lanzamiento, este título fue jugado por 400 mil personas en toda la región, y fue el juego que más visitas registró en los sitios de Disney, con más de 660.000 visualizaciones de página.

La programación es un lenguaje que se está convirtiendo en uno de los más importantes de esta generación, por eso seguramente proliferarán más propuestas como esta, para que padres y educadores tengan más herramientas para facilitar la enseñanza.

CompromisoDisney

Nuevos juguetes

Cada vez más compañías están orientando sus productos para que los niños se interesen por la electrónica, la programación y la robótica. Por ejemplo, la firma Kano comercializa para niños de entre 6 y 12 años un conjunto de piezas con el que se puede armar una computadora sencilla con parlante, teclado y cables para conectarse a un monitor o a la TV (similar a las plaquetas Raspberry Pi).

El manual de instrucciones está redactado de una manera muy amena, para que resulte fácil de entender para un pequeño. El kit también viene con las herramientas para crear una pantalla e incluye un código simple para desarrollar aplicaciones y juegos.

La empresa de los bloques Lego lanzó el producto Lego WeDo para niños de corta edad. Con él se pueden construir 12 modelos con los tradicionales bloques y agregarles sensores simples y un motor que se conecta a la PC a través de un puerto USB. Esta propuesta incorpora un lenguaje de programación nativo para que los jugadores puedan armar vehículos o robots, y luego darles movimiento. La línea incluye varios kits similares y el más económico se consigue por unos US$ 160.

Combinando un libro y un sitio web, Bitsbox enseña a los más chicos a crear aplicaciones de una manera muy entretenida. Lo interesante es que las apps pueden compartirse a través de cualquier dispositivo portátil, lo cual es un gran motivador para los jugadores.
Vale decir que BitsBox utiliza lenguaje de programación convencional, y que se pueden conseguir los libros mediante una suscripción mensual de US$ 30 dólares.

En el mercado hay más propuestas. Solo es cuestión de que los padres y docentes investiguen las opciones para adquirir las que más le guste a los pequeños.




Populares de la sección

Acerca del autor

Débora Slotnisky