Más cerca de los hologramas de Star Wars

Esta tecnología que propone acortar el margen entre realidad y ciencia ficción avanza en el mundo con Uruguay como uno de sus pioneros y referentes


No es una película ni una serie o sueño. Tampoco está en una galaxia lejana ni es controlada por seres extraterrestres. Sin embargo, es una tecnología tan extraña aún que no parece real y tiene tanto para ofrecer que llegar a su punto óptimo puede llevarle años. Es que hologramas hay de muchos tipos e incluso interactuamos con ellos en la vida cotidiana. Pero, ¿cuáles son sus usos actuales y potenciales? Por supuesto que no tiene el mismo impacto visual el símbolo de una paloma de colores en la tarjeta de crédito que ver a Michael Jackson cantando y bailando como si estuviera vivo.

Antes de tratar el presente y futuro de esta tecnología, su integración con otras disciplinas y demás, hay que saber qué es. Se llama holograma a una imagen de un objeto o persona proyectada en 3D, resultante de la técnica avanzada de fotografía conocida como holografía. Para crearlo se necesita un rayo láser que graba microscópicamente una película fotosensible, que tiene una cantidad adicional de granos de luz reactivos para que la imagen sea más realista. A esto hay que agregarle un medio de grabación con materiales adecuados, como placas de espejo o plástico, y juegos de luces que permitan la intersección de los haces en el hardware creado desde la perspectiva adecuada.

Suena complejo pero “no deja de ser un ilusión óptica. Es como el truco del mago”, dijo Francisco Carzoglio, CEO de la empresa uruguaya Holograam, a Cromo en mayo. En ese entonces, Michael Jackson había revivido para cantar en los premios Billboard.

Usos variados


El fantasma de Pepper” es la técnica más utilizada para crear hologramas. Este efecto permite desaparecer o volver transparentes los objetos, por lo que es muy popular en las casas de terror o espectáculos de magos.

Los conciertos no son la excepción. Artistas como Gorillaz, Psy y Black Eyed Peas han utilizado esta técnica en sus presentaciones. La holografía también ha revivido a Elvis Presley, Freddie Mercury y Tupac Shakur, entre otros.
Guías turísticos, maniquíes, personajes y productos también habitan como hologramas en aeropuertos y centros comerciales.

También son símbolo de originalidad en sellos y prendas de vestir, de seguridad en tarjetas de crédito y billetes, y de almacenamiento en discos compactos. Estos se llaman “hologramas de colores” y se diferencian en que se pueden ver sin luces especiales y su forma cambia según el ángulo en que se lo mire.

En Uruguay


Desde 2009, Holograam es la única empresa uruguaya que trabaja en el desarrollo de hologramas, integrándolos con otro tipo de tecnologías como la realidad aumentada, sensores de movimiento y pantallas táctiles.

La primera experiencia en Uruguay llegó un año después en la tienda Lolita del Punta Carretas Shopping, en la que aparecía un holograma de una modelo en la vidriera que se probaba toda la colección en 20 minutos.

El siguiente gran paso fue en 2011, cuando, en el marco del Foro de Innovación de las Américas, se hizo la primera teleconferencia en vivo con un holograma. El hecho sin precedentes tuvo lugar en el LATU y se contactó al profesor Vivek Wadhwa de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos.

Holograam se ha caracterizado por la construcción de los soportes y escenarios para hologramas, entre ellos uno para la Intendencia de Montevideo en la semana del tango, en el que aparecía Carlos Gardel cantando. Además, tiene productos como MiniBox y Crystal TV, una pirámide y caja transparentes en las que se pueden colocar objetos reales y hacer efectos holográficos a su alrededor o que la representación sea exclusivamente un holograma. Estos se alquilan a unos US$ 3.000 por jornada o compran para eventos por parte de empresas. Un particular también podría adquirirlos, aunque no son muy accesibles.

La princesa Leia


The Leia Project es la gran apuesta de Holograam para el futuro y el salto de la empresa de la fabricación de hardware al software. Denominado como la famosa princesa de Star Wars que se comunica de esta forma gracias a R2-D2, el proyecto consiste en la creación de una plataforma a la que se le pueden agregar diferentes contenidos en 3D para ser visualizados con lentes inteligentes.

Es una mezcla entre holografía y realidad aumentada, ideal para los usuarios porque no se necesita de un escenario para ver el efecto. Sí se requiere de determinados lentes conectados a un minidispositivo de bolsillo. El holograma aparecería solo y sería posible interactuar con él por los sensores de movimiento integrados. “Para nosotros es como un YouTube holográfico, en donde las personas pueden crear y subir contenidos”, explicó Diego Melo, CTO de Holograam.
Gracias a esta tecnología se transformarían para siempre desde las teleconferencias hasta las clases de yoga y el entretenimiento, donde los niños podrían jugar en el living con un Scooby Doo que emita sonido y se pueda mover, agrandar o achicar a gusto.

El proyecto se encuentra recién en una etapa de prototipos. Aunque la idea es que la plataforma esté disponible para todos los tipos de lentes inteligentes, incluidos los Glass de Google, en una primera instancia estará para los modelos de Epson y Meta Pro, cuyos prototipos que posee la empresa todavía lucen muy primitivos.

Este mes la gente de Holograam viajó a Silicon Valley para presentar este proyecto que es tan de avanzada que todavía no tiene un mercado claro a corto plazo, les explicaron. “Lo mismo pasaba con los smartphones o las aplicaciones: nadie sabía qué eran y hoy todos los usan”, dijo Melo.

Qué esperar


La tecnología para el desarrollo de hologramas se acerca cada vez más a la ciencia ficción, pero sus implementaciones son puntuales. Estamos lejos del holograma de Star Wars o Iron Man, que se proyecta y puede modificar en el aire.

Sin embargo, la tecnología avanza con rapidez y proyectos como los de Holograam ya se posicionan como pioneros para estar prontos en cuanto se resuelva cómo aplicar la holografía de forma práctica y barata.

 


Cantando por un holograma


 

La utilización de estas imágenes permiten revivir artistas muertos, materializar a los imaginarios y hacer omnipresentes a los de agendas muy apretadas. Estas son las cinco presentaciones más memorables en el espectáculo.

 

1. Gorillaz

La banda británica de rock alternativo es conocida por representar a sus integrantes como dibujos animados. En sus conciertos han utilizado hologramas para seguir la línea de sus videos y, en los Grammy de 2006, aparecieron de esta misma forma en una presentación junto a Madonna.



 

2. Elvis Presley

El rey del rock e ícono de la cultura en el siglo XX volvió a los escenarios como un holograma para acompañar a Celine Dion en la final del programa televisivo American Idol en 2007. Cantaron If I Can Dream y el dueto llegó a ser número uno en iTunes.



 

3. Hatsune Miku

Es una ídola adolescente japonesa virtual que agota las localidades en sus conciertos. Sí, la chica es un holograma desarrollado por la empresa Crypton Future Media en 2007. Utiliza el software de sintetización de voz Vocaloid para cantar, interpretada por la actriz Saki Fujita.



 

4. Tupac Shakur

A 16 años de su muerte, su aparición como holograma fue quizá la más impresionante por tratarse de la primera en un espectáculo de gran magnitud como Coachella. Fue en 2012 y el rapero estuvo acompañado en el escenario por Snoop Dog.



 

5. Michael Jackson

Los premios Billboard de este año fueron el escenario para el regreso del rey del pop. Con un gran despliegue escenográfico y bailarines, algunos en holograma y otros reales, cantó y bailó Slave to the Rhythm como en los viejos tiempos.



Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios