Más cerca de la capa de invisibilidad de Harry Potter

Unas antenas en el dispositivo permiten que la luz se refleje como si lo hiciera desde un objeto plano

Estamos un paso más cerca de las capas de invisibilidad popularizadas por los libros de Harry Potter. En un estudio publicado este jueves en la revista Science, unos investigadores reportaron su éxito inédito al encubrir objetos de tres dimensiones sin importar su forma. Desafortunadamente, todavía no estamos listos para tomar nuestro Mapa del Merodeador y recorrer Hogwarts de incógnito. El nuevo experimento solo es una prueba del concepto de la tecnología -- y funciona a una escala muy, muy pequeña. Pero la próxima vez que se necesite hacer invisibles algunos microbios, la ciencia tendrá la respuesta.

A diferencia de otros intentos de capas de --que es una herramienta esperada por muchos, especialmente por los ejércitos-- esta de hecho tiene forma de capa. En vez de un gran aparato que hace que un objeto aparezca o desaparezca, esta es lo suficientemente fina para envolver el objeto que se quiere esconder.

Cuando se mira a alguien, se lo puede ver porque el cerebro es capaz de interpretar la forma en que la luz se dispersa por su cuerpo y cara. La nueva capa funciona interrumpiendo esa habilidad.

La mayoría de los dispositivos de encubrimiento funcionan canalizando hacia otro lado la luz que normalmente golpearía un objeto. La nueva capa cambia la forma en que la luz se distribuye, creando la ilusión de una superficie tan plana como un espejo, en vez de la forma real del objeto.

Capa de invisibilidad

Esto se logra usando una capa fina de un material llamado "metasuperficie", que se hace con floruro de magnesio, cubierto de millones de antenas doradas, cada una de un tamaño mil veces menor que el de un pelo humano.

"Cada antena está diseñada para reaccionar con al luz y dispersarla de nuevo", dijo el autor Xiang Zhang, director de la división de ciencias materiales del laboratorio de Berkeley, a The Washington Post. "Ellas retrasan la luz y la reflexión, de manera de que cada punto de la superficie refleje la luz como si fuera una superficie plana, como un espejo".

Zhang admite que hay mucho trabajo por hacerse antes de que las capas de invisibilidad como esta puedan ser utilizadas.

Para empezar, tienen que aumentar su tamaño. Por ahora la capa solamente ha sido usada en objetos del tamaño de un par de células.

"Diría que no hay dificultades tecnológicas para agrandarla", dijo Zhang. "La tecnología está ahí".

Desafortunadamente, dijo, también es muy cara. No fue posible para su equipo intentar hacer una capa más grande en esta ocasión.

"Es lo suficientemente bueno, desde un punto de vista científico, como un principio de pruebas", dijo Zhang sobre el estudio. "El resto es todo tarea del equipo de ingeniería".

Y mientras que su equipo trabajará para agrandar esta tecnología, él sospecha que otros intentarán lograrlo antes que ellos.

Capa de invisibilidad

Hay otro obstáculo: por el momento, la capa tiene que ser diseñada para que coincida con el objeto que cubre. La capa se puede adaptar a cualquier forma para que parezca un objeto plano, pero no puede adaptarse a cualquier color de fondo o textura. Si se usara la capa, habría que quedarse perfectamente quieto para evitar que se pierda la invisibilidad.

Idealmente, Zhang dijo, su equipo u otro podrán diseñar capaz que pueden ser programadas como una televisión, produciendo diferentes ilusiones basándose en el fondo con el que uno se quiere fusionar.

"Básicamente, una vez que se tiene el conocimiento del fondo, se podría reconfigurar", dijo Zhang. "Eso es más ingeniería que investigación".

Zhang remarcó que no esperaba ver que su trabajo funcionara en productos más grandes en un futuro cercano.

"Esta es una inspiración científica emocionante", dijo. "Yo lo consideraría un gran hito de la imaginación humana, hacer que algo desaparezca. Pero para llevarlo a una aplicación práctica todavía se necesita mucho trabajo e imaginación".


Fuente: The Washington Post