Más allá de Plutón

El gran encuentro con el último planeta del Sistema Solar ha terminado y adelante solo queda el vacío muerto

La astronave de la NASA New Horizons está pasando a toda velocidad a través del cinturón de Kuiper, un reino frío y oscuro de objetos congelados y ocasionales planetas enanos, como Plutón. Los instrumentos científicos del vehículo están detectando plasma y polvo, pero sus cámaras se han apagado. Por el momento, no hay nada que ver y nada más que hacer además de medir la soledad del espacio profundo.

New Horizons tiene un dilema existencial, o quizá astronómico: luego de pasar Plutón, hay una gran cantidad de nada.

La nave puede maniobrar ligeramente, pero lo que sea que vaya a ver próximamente tiene que encontrarse más o menos directamente hacia adelante. Hace un par de semanas, el equipo de New Horizons decidió encaminar su nave a un pequeño objeto, de apenas 45 kilómetros de diámetro y conocido como 2014MU69. La nave pasará por al lado de él el 1 de enero de 2019.

MU69 fue descubierto el año pasado por el telescopio espacial Hubble, que estaba buscando algo, cualquier cosa, que pudiera cruzarse en el camino de New Horizons. El Hubble encontró cinco objetos, pero el MU69 fue el más llamativo y el que requería la menor cantidad de combustible.

Pero para llegar a este nuevo objeto, New Horizons todavía tiene que pasar un obstáculo burocrático. La NASA todavía no ha aprobado una "misión extendida" para la nave. El equipo de New Horizons tiene hasta la primavera para armar una propuesta que establezca cuál sería el costo de tal extensión. La NASA consultará a la comunidad científica más amplia antes de firmar la extensión.

De cierta forma, parece una decisión fácil: New Horizons es una nave saludable. Pasó por al lado del sistema de Plutón sin ninguna colisión con objetos dañinos y tiene una fuente de poder radiactivo que puede mantenerlo operando por al menos un par de décadas.

Plutón corazón

La excusa científica para estudiar al MU69 es que es diferente de Plutón, más pequeño, un objeto "frío clásico" del cinturón de Kuiper que es probable que se haya formado hace 4,6 mil millones de años, durante la creación del Sistema Solar. "Es una familia completamente nueva de objetos", dice el científico del laboratorio de físicas aplicadas de la universidad Johns Hopkins Hal Weaver, el cuartel general de la misión.

Sin embargo, esta cosa no es Plutón. Es pequeña. Será difícil obtener imágenes tan dramáticas como las que el New Horizons obtuvo cuando pasó a 12 mil kilómetros de la superficie de Plutón.

El gerente del proyecto, Glen Fountain, dijo que su equipo, que señaló que incluye a los mejores navegantes del mundo, pueden hacer que la nave llegue a 24 mil kilómetros de su objetivo, y probablemente más cerca.

Pero porque el MU69 recién fue descubierto, no hay ningún dato acerca de su órbita. Las preguntas que se hace Fountain son las siguientes: ¿Dónde está, exactamente? ¿Y dónde estará mañana? Estos son conocidos como datos efímeros. New Horizons no puede ser conducido en tiempo real porque está muy lejos: mandar un mensaje hacia la nave actualmente lleva 4 horas y media, incluso a la velocidad de la luz.

El factor de incertidumbre también fue un factor en el encuentro con Plutón. "Realmente no sabíamos bien dónde estaba el objeto, y solo teníamos una chance", dijo Fountain.

Sonda New Horizons - Redescubriendo Plutón - NAT GEO (3).jpg

New Horizons llegó a Plutón 90 segundos antes de lo esperado, y se acercó 50 millas más a la superficie, dijo la gerenta de operaciones de la misión, Alice Bowman. Pero eso estaba dentro del margen de error: aún un gran éxito, particularmente dado el error de la computadora sucedido 10 días antes y todas las otras cosas que podían haber descarrilado la misión.

Luego de Plutón, una nave entiende lo que el espacio realmente es: grande y casi completamente vacío.

Sabemos hoy, a partir de las observaciones del cazador de planetas, el telescopio espacial Kepler, que probablemente hay miles de millones de exoplanetas orbitando estrellas en nuestra galaxia, sin mencionar todos los planetas en las miles de millones de otras galaxias conocidas en el universo. Pero el espacio no está diseñado para viajes humanos. La estrella más cercana al sol es Proxima Centauri y está a alrededor de 25 billones de millas. Si New Horizons se decidiera a encaminarse a Proxima Centauri, no llegaría por decenas de miles de años.

Los objetivos más plausibles para la exploración directa con robots están más cerca de casa. Una posibilidad, algún día, es Eris, un planeta enano descubierto en 2005. Es un gemelo virtual de Plutón. Pero New Horizons no puede ir a Eris, porque está del otro lado del sistema solar. También está tres veces más lejos de la Tierra de lo que está Plutón. Esta puede ser una mejor misión para el próximo siglo, cuando la órbita excéntrica de Eris lo haya traído más cerca.

Otra opción es Quaoar, un objeto de mil kilómetros de diámetro que no está más lejos del sol que Plutón. O tal vez, alguna sonda irá algún día a un planeta aún sin descubrir.

"Probablemente hay un montón de objetos ahí afuera, creo que es solo cuestión de tiempo antes de que encontremos algo similar en tamaño a Plutón, o posiblemente más grande", dijo John Grunsfeld, el astronomó, astronauta y reparador del telescopio Hubble que hoy es director de ciencias de la NASA.

Sonda New Horizons - Redescubriendo Plutón - NAT GEO (2).jpg

New Horizons no puede salir a buscar planetas misteriosos, no es de ese tipo de sondas. Su telescopio solamente brinda un vistazo angosto "como si se mirara a través de una pajita", según Fountain.

Sin embargo, hay una hazaña que New Horizons tiene que superar, además de tomar mediciones de plasma y polvo y de dirigirse hacia MU69. Tiene que decirle a la Tierra exactamente lo que vio en Plutón.

Los líderes de equipo están constantemente recordando a todo el mundo que New Horizons tiene muchísimos datos, incluyendo imágenes de alta resolución, que todavía tienen que volver a casa. La gran descarga de Plutón no finalizará hasta el final de octubre de 2016. Los niveles de transmisión son lentos, y la nave distante cada vez está más distante.


Fuente: The Washington Post