Manipular las nubes puede que sea la única salvación para la Gran Barrera de Coral

Científicos crearán nubes más blancas para reflejar más luz y así enfriar el agua

Un grupo de biólogos marinos australianos cree que una de las mejores esperanzas para salvar la Gran Barrera de Coral consiste en alterar las nubes. La idea es hacer que reflejen más luz para enfriar el agua.

En marzo, investigadores ya anunciaron que los arrecifes de la Gran Barrera habían sufrido una degradación sin precedentes. Este ecosistema, que se extiende a lo largo de 2.300 km - el mayor del mundo- sufrió en 2016 su episodio de blanqueamiento más grave desde que se registra este fenómeno por el aumento de las temperaturas del océano en marzo y abril.

"Aumentar el brillo de las nubes es la única estrategia escalable, sensata e inocua para el medio ambiente que hemos identificado", señaló Daniel Harrison, investigador posdoctoral del Grupo de Tecnologías Oceánicas de la Universidad de Sídney, a la revista MIT Technology Review.

Gran Barrera de Coral

Nadie ha probado un sistema parecido y mucho menos en aplicaciones limitadas geográficamente.

El concepto se basa en flotas de barcos que rociarían las nubes marinas bajas de las costas con partículas de sal extraídas de aguas marinas. Eso proporcionaría los núcleos necesarios para provocar la formación de un número mayor de gotas, lo que aumentaría la superficie total de las nubes. Las densas nubes blancas resultantes deberían reflejar más calor hacia el espacio.

El blanqueo de los corales es un fenómeno de debilitamiento que se traduce por una decoloración, provocado por el aumento de la temperatura del agua. Esto conlleva la expulsión de las algas simbióticas que dan al coral su color y sus nutrientes.