Los uruguayos que quieren conquistar la NASA

Con un diseño de comunidad lunar subterránea un grupo de estudiantes universitarios viajarán a Estados Unidos para participar de un concurso por tercera vez consecutiva
Juan Pablo De Marco

 

Dentro de dos semanas, un grupo de estudiantes universitarios uruguayos participarán por tercera vez consecutiva de un concurso organizado por la NASA en Estados Unidos. Competirán en conjunto con la Universidad de Clarkson de Nueva York, contra 16 universidades de Estados Unidos y otras tres de Corea del Sur, Alemania y Holanda.

El grupo uruguayo fue el primero en acceder al certamen a esta tercera edición, llamada RASC-AL. Las dos primeras veces que compitieron terminaron terceros. Ahora van por el primer puesto.

Inicio del viaje


Todo empezó en 2010. El tutor de estos uruguayos, Giorgio Gaviraghi, arquitecto del estudio montevideano eDL, tenía en ese año a un colega de la Universidad de Clarkson que conocía el concurso. Gaviraghi les comunicó esta idea a algunos alumnos y allí comenzó el desafío.

"Hicimos el borrador que ellos nos pidieron y, como nuestro proyecto les sorprendió porque tenía un muy buen nivel, nos hicieron una excepción y nos invitaron a participar", contó Mathías Cenas, estudiante de Informática de la Universidad ORT. Tras la excelente participación, el jurado les otorgó el tercer lugar.

En 2011, el proyecto de la Universidad de Clarkson no clasificó, por lo que los estudiantes propusieron el suyo para presentarse en conjunto. Y, nuevamente, se volvieron a ubicar en tercer lugar. Para este año, "directamente empezamos a trabajar juntos desde el principio y quedamos juntos los dos", señaló Censas.

El tema que presentaron para el primer año era una base lunar, en el segundo hicieron el sistema de transporte y para este año el proyecto se llama "Optimus". Además de Cenas, Pablo Acosta, Lucia Borche, Maximiliano Pereira y Gimena Rosas, todos de la Universidad de la República, crearon este plan que consiste en una comunidad lunar subterránea, que tiene el objetivo de obtener ambientes para el uso humano en planetas con condiciones muy hostiles y bien protegidos, frente a las radiaciones mortales y a la diferencia extrema entre las temperaturas de la superficie.

El concurso se llevará a cabo en dos semanas. "Todavía no sabemos exactamente si vamos a ir", comentó Cenas. Para viajar necesitan apoyo económico, por lo que le solicitaron sustento al director de Innovación, Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, Gerardo Agresta y al BROU, de los que todavía están esperando una respuesta definitiva. También pidieron ayuda a Antel.

El grupo que gane el concurso podrá participar de conferencias y acceder a los laboratorios de la NASA. Algunos, incluso terminan trabajando para la administración aeroespacial. "Eso a nosotros no nos compete. Primero, porque ninguno de nosotros estudió ingeniería aeroespacial, y segundo, porque somos extranjeros", explicó Cenas.

La experiencia


Este grupo uruguayo es el único que es multidisciplinar, ya que hay estudiantes de distintas carreras: informática, arquitectura, ingeniería, entre otras. Esta característica implicó una distinción del jurado de la NASA el año pasado, que a su vez implicó otras menciones especiales, como mejor nombre de proyecto, mejor comunicación e interconexión grupal en la tarea.

Para el estudiante de la ORT, participar de esta clase de concursos le permitió conocer "cómo laburan y cómo estudian los estudiantes de Estados Unidos". También le permitió ver que lo que está estudiando en Uruguay "no es tan malo". Y agregó: "Una de las cosas que siempre nos dicen es que el nivel que supuestamente tenemos es casi igual a la universidades americanas".

 

Comentarios