Los últimos leones de Asia

Viven en el Parque Nacional de Gir, en India. Para asegurar su bienestar, una parte de ellos deben ser trasladados, pero los conflictos políticos retrasan el proceso desde hace años
Meena Venkataraman, bióloga especializada en animales salvajes, comenzaba su día antes de la salida del sol en lo más profundo de la jungla en el noroeste de India. “Tan pronto como se escuchaban los primeros rugidos de los leones, me lanzaba en su busca. Era la parte más emocionante de la investigación”, cuenta la experta.

Durante años, Venkataraman ha estudiado para su doctorado el comportamiento de los leones del Parque Nacional de Gil, en el estado indio de Guyarat, el último refugio en el mundo para leones asiáticos. Además de estos, en la zona viven también cientos de leopardos, hienas rayadas y chacales dorados.
La caza furtiva y la pérdida de su hábitat natural han llevado en los últimos siglos a una reducción dramática del número de leones”, dice la bióloga Meena Venkataraman

El Parque Nacional de Gir cuenta con una de las mayores densidades de depredadores de Asia y en su superficie de 1.412 kilómetros cuadrados cuenta además con una extraordinaria biodiversidad de más de 500 especies de plantas y 2.375 especies de animales, entre ellos 38 mamíferos, 300 aves, 37 reptiles y más de 2.000 especies de insectos. En el último cálculo de ejemplares realizado allí se estableció la población de leones en 411 ejemplares, los únicos en la actualidad que viven en libertad.

“La caza furtiva y la pérdida de su hábitat natural han llevado en los últimos siglos a una reducción dramática del número de leones”, dice Venkataraman. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) considera al león asiático como un animal en “grave peligro de extinción”.

Leones en peligro en todo el mundo


El león asiático tiene un aspecto muy parecido al león africano, pero es más pequeño y su melena es claramente menos pronunciada. Según la UICN, el león asiático está más amenazado que su homólogo africano, pero su estado actualmente es relativamente estable. En contraste, la población de leones en el oeste, este y centro de África se ha reducido a menos de la mitad en los últimos 15 años.

El experto en leones Craig Packer, de la Universidad de Minnesota, se muestra preocupado: “Las únicas poblaciones de leones en África que todavía crecen viven en reservas cercadas o bien en países con mínima densidad de población, como Namibia o Bostwana. A causa de la explosión de población que se ha dado en Asia, el continente ha perdido a sus leones. Puesto que se espera que para finales de este siglo la población de África se cuadruplique, es especialmente urgente crear zonas protegidas para leones también en esta parte del mundo”.

El último refugio de los leones asiáticos


En India se ha logrado salvar a los últimos leones asiáticos de la extinción mediante su protección en una reserva. Al comienzo del siglo XX solo existían unas pocas docenas de ejemplares en la región del Parque de Gir, mientras que en el resto del continente habían desaparecido por completo.

Si todavía existen ejemplares vivos de leones asiáticos, es gracias a las acciones del último marajá de Guyarat (el Nawab de Junagadh, cuyo nombre le vino del antiguo estado principesco de la India Británica): él puso una buena parte de la zona del Gir bajo protección y prohibió la caza de leones. Cuando el Departamento Forestal de Guyarat declaró el Parque de Gir como zona protegida en 1965, todavía vivía allí la tribu nómada Maldhari con sus rebaños de ganado. Los conflictos entre estos habitantes y los leones se sucedían a menudo. Tras un par de años, varios cientos de familias Maldhari acabaron por trasladarse entre protestas. Desde hace siglos, la zona del Gir ha sido el hogar de los Maldhari. Hoy viven allí todavía unos 8.400.

Desde que en 1975 el núcleo de la reserva pasó a ser Parque Nacional, la población de leones se ha ido recuperando. A través de diversas medidas de protección y del incremento de animales presa de estos felinos, el número de leones aumenta poco a poco.

Más medidas de protección necesarias


No obstante, un solo hábitat no es suficiente para el mantenimiento del león asiático. De esta forma, los leones están expuestos a diversos peligros, tal y como explica Venkataraman: “La caza furtiva y los conflictos entre leones y personas son solo los retos visibles, pero a ello se suma el riesgo de que esta sola población de leones caiga víctima de una enfermedad o de una catástrofe natural imprevisible”.

Para luchar contra estas potenciales amenazas se necesita otra zona de protección para la población de leones asiáticos salvajes. El traslado de leones a un nuevo hábitat es un tema que se lleva discutiendo en el gobierno indio desde hace años, y tras la evaluación de varias reservas potenciales, los expertos se decidieron por el Santuario de Vida Salvaje de Kuno, en el estado federal de Madhya Pradesh.

“La razón principal fue el tamaño del área boscosa: en India, una zona de bosque de 3.000 kilómetros cuadrados con poca densidad de población y pocas calzadas que la atraviesen es algo inusual. Además, el área debía ser parte del antiguo territorio de los leones, y debía tener también una cantidad de presas suficiente”, explica el doctor Ravi Chellam, miembro del comité de expertos del proyecto de traslado. Para ello se tuvieron que trasladar de la reserva de Kuno a otros lugares un total de 24 poblados y 1.545 familias, la mayoría de ellas indígenas de la tribu Sahariya.

Traslado de leones retrasado desde hace años


Los conflictos políticos siguen retrasando el programa de traslado de leones hasta el día de hoy. Hasta ahora, el gobierno de Guyarat se niega a poner estos animales a disposición del estado federal vecino. El doctor Chellam lamenta esta falta de flexibilidad: “El gobierno de Guyarat lleva insistiendo desde hace tiempo en que los leones en Gir están seguros, y en que por el momento no es necesario un traslado. Esta visión se basa principalmente en motivos políticos y una falta de conocimiento sobre el medio ambiente, no en argumentos racionales”, opina el biólogo y experto en ciencias naturales. Desde hace años, el gobierno de Guyarat y, en especial, el primer ministro Narendra Modi, argumenta que los leones son el “orgullo de Guyarat”, y por tanto se les puede considerar “miembros de la familia” de los que no deberían separarse.
La caza furtiva y los conflictos entre leones y personas son solo los retos visibles, pero a ello se suma el riesgo de que esta sola población de leones caiga víctima de una enfermedad o de una catástrofe natural imprevisible", sostiene Venkataraman

En 2013, el Tribunal Superior del estado finalmente decidió que los leones pertenecían a India y no solo al estado de Guyarat. Por tanto, los animales deben poder trasladarse a la reserva de Kuno. Pero, desde entonces, el gobierno de Guyarat trata por todos los medios de invalidar esta decisión.

Igualmente responsable del retraso del proyecto de traslado es la falta de esfuerzo demostrado por el gobierno nacional indio, según el doctor Chellam. El gobierno en Nueva Delhi se dispone actualmente a desarrollar un plan de trabajo detallado junto con los representantes estatales de Madhya Pradesh con periodos de tiempo y presupuestos concretos para poder poner en práctica el proyecto en el futuro próximo.

El doctor Chellam se muestra optimista: "El mayor reto es superar la resistencia y las tácticas del gobierno de Guyarat y asegurarnos de que el estado de Madhya Pradesh dispone de soporte técnico y los medios económicos necesarios. Estoy convencido de que estos aspectos se aclararán pronto y de que podremos trasladar a los leones tarde o temprano".

 

Vía DW en español.

Populares de la sección

Comentarios